SUSCRÍBETE y SIGUE MI BLOG POR EMAIL

sábado, 2 de febrero de 2019

Cómo potenciar tu carisma

A todos nos gustaría ser carismáticos. ¿Se nace o se aprende a serlo?
Una de las características de la persona carismática es la seguridad en sí misma. Por consiguiente, si trabajamos la autoconfianza, el selfworth, el creer en nosotros... estaremos potenciando nuestro carisma, el ser atractivos para los demás.
Empero, hay quien lo es sin hacer nada. Han nacido así, con luz interior.
No hay que traumatizarse o tirar la toalla si se carece de carisma natural.
Las creencias positivas alimentan el carisma.
Las actitudes positivas, alimentan el carisma.
Las personas carismáticas adoran a la gente. Les encanta el ser humano, creen en la humanidad y suelen fijarse en lo que les une, en lo positivo de cada cual.
Las personas carismáticas tienen facilidad para conectar con lo mejor de cada individuo. Y le ayudan a ser lo mejor de sí.
Las personas carismáticas potencian a la gente, le animan a desplegar sus dones.
Las personas carismáticas no tienen celos de los dones o de las capacidades de los demás.
Las personas carismáticas tienen opiniones propias y pasan de quedar bien con los demás, sólo les interesa quedar bien con ellos mismos.
Las personas carismáticas son felices en su propia compañía.
Las personas carismáticas elaboran ideas acerca de todo.
Las personas carismáticas son proactivas, provocan las cosas, no esperan a que se den.
Las personas carismáticas van de frente, son sinceras, directas, honestas...
Las personas carismáticas usan su inteligencia para hacer el bien.
Las personas carismáticas no usan las ideas de los demás para destacar. No le roban a nadie su 'genialidad' o su 'producción'.
Las personas carismáticas no imitan a nadie, en su lugar crean su propio arquetipo.
Las personas carismáticas trabajan por mejorar el mundo.

Cómo potenciar tu carisma. Rosetta Forner. La vida en Rosetta https://youtu.be/uxb9Xp9GbFs vía @YouTube

(c) Rosetta Forner
Email: info@rosettaforner.com
Un poco de hadamadrining es un mucho de coaching

sábado, 26 de enero de 2019

El cómo abordas tus deudas incrementa o boicotea tu prosperidad

Pagar o no pagar las deudas, tanto si son de orden material como moral, supone un indicador de la prosperidad personal de cada uno de nosotros.

¿Qué son las deudas?
Obligaciones contraídas en esta vida y puede que en las anteriores (sólo las de orden moral).


  • Nadie nos obliga. Somos nosotros, usando nuestro libre albedrío, los que decidimos qué compramos, con quién nos relacionamos, qué favores pedimos, qué favores otorgamos y por qué lo hacemos... Nadie, excepto uno mismo, es el dueño de su destino en lo relativo a 'deudas'.
  • Hay quien gusta de gastar su dinero sin ton ni son, y luego se lamenta de no tener nada.
  • Hay quien, gasta su dinero a locas, pero se siente feliz de proceder así.

  • Hay quien, a la vista de los resultados, se enfada y le echa las culpas de su 'desgracia' a lo primero que tiene a mano: Dios, sus padres, su pareja, el Gobierno, la Economía...
  • Hay quien se pasa la vida pidiendo favores para así ahorrarse la minuta de los diferentes profesionales a los que 'usa' gratis (estos también se dejan usar).
  • Hay quien hace favores, se deja usar gratis profesionalmente hablando, contrayendo deudas consigo mismo.


ACTITUD
La actitud es fundamental cuando de pagar o cancelar deudas se trata.

Si has contraído deudas libremente, ya sea tener luz en casa, o la hipoteca para poder comprar la casa, o los plazos del coche... NO deberías quejarte cuando te llegasen las facturas. Las pediste tú. A cambio, del pago de dinero, tienes una serie de comodidades en casa.

Si maldecimos los recibos (que nosotros contratamos libremente), estamos diciéndole (el metamensaje) al Universo que no nos sentimos dignos de las comodidades que tenemos. Más aún, sólo emitimos energía 'de enfado'. Y, lo igual atrae a lo igual, ya se sabe.

El dinero no tiene la culpa de nada.
Hay personas que se sienten muy ricas con poco. Mientras que otras, con mucho dinero, se sienten pobres o miserables.

Si te piden favores, y sientes que te están explotando, que abusan de ti, que se aprovechan de ti... En esa caso, no hagas ese favor. Hay gente que tiene la costumbre de 'no pagar'. No quiere pagar al abogado, al dentista, al terapeuta, al peluquero... ¿Por qué? Porque no le parece que deba pagarles excusándose con el 'tengo poco dinero'. Cuando en verdad no es que tenga poco dinero, es que no quiere usar su dinero en pagar el tiempo y los conocimientos de ese profesional. ¿Qué hace pues para no pagar? En España se lleva mucho el 'me hago amigo de esa persona y, como seremos amigos, no me cobrará'.

Con el tiempo, te darás cuenta de que se aprovecharon de ti y te enfadarás. En verdad, te lo podrías haber ahorrado, tanto el enfado como la humillación de que te usasen sin pagar por tus servicios (tiempo y conocimientos).  La próxima vez, si no tienen dinero para pagarte, no trabajes para esas personas que dicen no tener dinero, pero que en verdad no te quieren pagar porque, si entras en su juego, ese dinero se lo gastarán en otras cosas. Créeme, conozco a gente así.

La cara de idiota que se te quedará cuando te enteres de que, el dinero que debían haberte pagado a ti, se lo han gastado en otras cosas (viaje, bolso, cenas, chaqueta..), te la podrías haber ahorrado.
Si, permites que usen tu tiempo y tus conocimientos sin darte nada a cambio, le están diciendo al Universo que NO TE VALORAS, que NO VALES NADA. ¿Es ese el mensaje que quieres seguir emitiendo? ¿Y te extraña que la prosperidad no visite tu vida?
Cambia.


  • Valórate.
  • Ponle precio a tus conocimientos y tiempo.

A mi, cada vez que me han llamado de alguna asociación y me dicen que me 'invitan a comer' por hacerme unos 200 o 300 o 400 o más kilómetros, pagarme la gasolina yo o en el mejor de los casos que me la paguen, y darles una charla de varias horas... ¿Por qué no me pagan? No tienen dinero, es la respuesta. Ah. Y, ¿no podrían reunir uno poco cada una y pagarme? No. ¿Por qué? ¿Tan pobre son? No, simplemente no se valoran lo suficiente como para valorarme: sólo me quieren si puede ser gratis. Yo, mi tiempo y mis conocimientos, de regalarlos, escojo yo a quién y el cuándo.



  • NO PAGAS, NO TE VALORAS.

Si eres de los que NO quiere pagar, en ese caso, no te extrañe el carecer de Prosperidad. El metamensaje que lanzas es de 'NO soy valioso para mí por eso no quiero pagar a otros'.
En esta era del 'todo gratis' por internet, se nos ha hecho creer que no debemos pagar por nada.
Ah, ¿tampoco quieres que te paguen por tu trabajo?
Imagino que si que quieres que te paguen.
Los demás, también.
Paga tus deudas, pero págalas con alegría.
Paga con alegría en el super, en la peluquería, en la tienda... Paga con alegría y da las 'gracias' al pagar. Gracias a esos profesionales, a esos empresarios, tienes esos servicios. Ergo, paga con una sonrisa.


  • La alegría, el respeto, y el agradecimiento son buenos imanes que atraen la Prosperidad.



FAVORES: AMOR CON AMOR SE PAGA
Si te hacen un favor, sé una persona agradecida. Regala algo a cambio. Dar reconocimiento de que aprecias el favor que te han hecho es una manera de atraer la Prosperidad a tu vida. Porque el agradecimiento rima con la prosperidad.
Yo he hecho muchos favores. Me encanta ayudar, pero selecciono a quien le 'regalo' mi favor. No todo el mundo es agradecido. Cuando hago algo por alguien por primera vez, y esa persona me paga con su displicencia, nunca más podrá contar conmigo. Mi abuela Maríarosseta solía decir que el infierno estaba lleno de desagradecidos.
Obviamente, para reconocer que te han tomado el pelo, que le has hecho un favor a una persona que desconoce el agradecimiento... Se necesita mucha autoestima. La primera vez que nos toman el pelo, el responsable es el otro. La segunda vez, la responsabilidad es nuestra.
Si, en lugar de dejar de hacer favores a gente no agradecida, persistes y al mismo tiempo te enfadas y lamentas, pero no pones los límites, en ese caso, le estás diciendo al Universo que NO vales nada, por eso NO te respetas y te das a cualquiera.


KARMA
A veces, las deudas parecen venir el pasado... muy lejano.
Cuando me suceden cosas que no me gustan un pimiento, y que no tiene nada que ver con esta vida, esto es, yo no le hecho nada malo a alguien, o no hice nada mal y el Universo parece haberla tomado conmigo, me digo que quizás es una 'deuda pendiente de otra vida. Por consiguiente, mejor la abono y se acabó'. He tenido situaciones verdaderamente 'milagrosas'. La deuda se esfumó... o me fue compensada.


RESPONSABILIDAD
Yo soy la responsable de las deudas materiales y morales. Por consiguiente, las pago sin rechistar. Más aún, las pago con alegría, sintiéndome dichosa por poder pagar eso (un té maravilloso, un viaje, un masaje, una terapia...). Me agradezco a mí misma el ser generosa conmigo y hacerme ese regalo.
Mis finanzas son responsabilidad mía, por lo que si gasto de más, tendré menos para otras cosas: YO ELIJO en qué gasto mi dinero.

MEJOR QUE DECIR 'NO TENGO DINERO', prueba a decir 'ESCOJO GASTARME MI DINERO EN ESTO O EN LO OTRO'. Es más valiente y respetuoso para contigo.

Si le debes dinero a alguien, págaselo. Mi abuela solía decir que el que paga descansa, y el que cobra se alegra.
No tengas deudas. A no ser que quieras que el Universo sólo reciba de ti el metamensaje de 'racanería y irrespetuosidad'.

Sé responsable, paga tus deudas. Y hazlo con agradecimiento. Sólo así le enviarás un metamensaje positivo al Universo.


  • Por cierto, la Prosperidad  no consiste en tener mucho dinero, sino en tener lo que necesitas en cada momento de tu vida y tenerlo en abundancia.


  • LO QUE CONVIERTE TU CASA EN UN HOGAR PRÓSPERO no son los metros cuadrados, ni el barrio donde está, ni los muebles... sino TU SENTIMIENTO DE AGRADECIMIENTO POR TENER ESE HOGAR, ESE LUGAR DONDE PODER VIVIR. Una casa, por pequeña que sea, puede ser tu hogar y tu castillo si así tu lo decides. Bendice la suerte de tener una casa cuya energía es la de un hogar.

  • LO QUE TE CONVIERTE EN UN PROFESIONAL DE ÉXITO no es la cantidad de clientes que tengas, sino lo valiosos y maravillosos que tu decides que son tus clientes, y la satisfacción de poder compartir con ellos tus conocimientos, poderles hacer un bien y marcar una diferencia positiva en sus vidas.



Espero haberte animado a fomentar la prosperidad en tu vida.
Si tienes un negocio o trabajas por tu cuenta, y no te va prosperamente... En ese caso, te sugiero que revises la valoración que de ti tienes. Así como qué piensas de la Prosperidad: nuestras creencias determinan nuestra realidad, es decir, lo que vemos afuera es un reflejo de lo que llevamos dentro.