viernes, 18 de noviembre de 2022

DESPIERTA TU GENIALIDAD MÁS ALLÁ DE TU NORMALIDAD



LIBRO: 'EL ADN DEL ALMA'

A QUIÉN VA DIRIGIDO:

  • A todas las personas con inquietud espiritual
  •  A los buscadores de nuevas vías para evolucionar
  • ·      A los que buscan conocerse más y mejor
  • ·        A los que les gusta la calidad, la profesionalidad, la originalidad… de planteamientos
  • ·        A los que quieren enseñanzas que nutren el alma y alimentan la mente
  • ·        A los que valoran la autenticidad y la congruencia tanto en el contenido de lo que se imparte como en el profesional que imparte las enseñanzas
  • ·        A los que agradecen y valoran el aprender disfrutando
  • ·        A los que estás hartos de libros y ‘cursos, cursetes, cursillos’ en los que siempre hay más de lo mismo
  • ·        A los que buscan a los de su manHada espiritual
  • ·        A los que están hasta el moño de ‘gurús y gurusas’
  • ·        A los que gustan de pensar por sí mismos
  • ·        A los que están hartos de terapias que no les acaban de funcionar…
  • ·        A los buscadores de la ‘LUZ’
  • ·        A los que les gustan las cosas claras
  • ·        A los que quieren que les salgan alas en el corazón
  • ·        A los que quieren ‘enseñanzas’ que les sirvan más allá del día del curso
  • ·        A los que no les gusta tener la sensación de ‘esto ya me lo sé’
  • ·        A los que les gusta aprovechar su tiempo de vida
  • ·        A los que buscan aprender a ser LO MEJOR QUE LES HA PASADO


 

CUANDO PONES ORDEN EN TU INTERIOR ESO SE NOTA EN EL EXTERIOR DE TU VIDA, EN TU CASA, EN TUS RELACIONES, EN TU COCHE…

 

EL EXTERIOR SIEMPRE ES UN REFLEJO DEL INTERIOR.

 

SI QUIERES CAMBIOS VERDADEROS Y DURADEROS, CAMBIA EN TU INTERIOR, PONE ORDEN EN TUS EMOCIONES Y EN TU ALMA…

 

EL ORDEN EN LA CASA DEL ALMA ES LO PRIMORDIAL.


‘EL ADN DEL ALMA’ es un oráculo, un camino iniciático, una senda que conduce al centro del alma, a su esencia primigenia.

 

‘EL ADN DEL ALMA’, es una suerte de genética del alma, una fórmula mágica para descubrir la maravilla que existe más allá de nuestra conciencia humana, la cual, en verdad, no es sino nuestra naturaleza divina.

 

Existen seres humanos, más despiertos y atrevidos que otros, que abrieron la puerta a su dimensión divina canalizando, mediante ello, las potencialidades que alberga el alma para triunfar, sobrevivir y ser lo mejor de nosotros mismos en la existencia terrena. Muchos de esos seres fueron catalogados de genios, raros, extravagantes, revolucionarios, peligrosos… Empero, eran catalizadores de cambios sociales sin los cuales la humanidad aún andaría en la etapa de las cavernas… Obviamente, no todos fueron entendidos en su época, ni alabados ni elevados a los altares. Como suele suceder con los pioneros, los “abre puertas”, los vanguardistas o aquéllos que van por delante de su generación y época, los hubo que incluso fueron torturados, eliminados simbólicamente, quemados en las hogueras sociales, sometidos al ostracismo de todo tipo o eliminados literalmente. Y, por si esto no fuera poco, su mensaje no fue comprendido por la mayoría.

 

No obstante, a mi modo de ver, la peor de todas las injusticias es la que comete uno consigo mismo.  Con ello me refiero, a la de dejarse de lado, desoyendo las súplicas de su alma, haciendo caso omiso a las necesidades de su corazón y lamentos de su psique. Y, todo ello, para correr en pos de la esclavitud que le permite ser admitido por sus semejantes: otros esclavos de sí mismos que no se atreven, ni se plantean remotamente el ser ellos mismos, disfrutarlo y contribuir así a que este mundo sea un lugar mejor.

 

Vivimos en un mundo que ha condenado el alma al ostracismo, sentenciado la felicidad y amargado el sentido de la singularidad. Es más fácil dirigir a borreguitos que a seres que piensan por ellos mismos y actúan según su propia escala de valores rigiéndose por sus principios éticos de referencia interna. El mundo está en plena crisis existencial. Ergo, no es extraño que los valores del ser humano hayan sido proscritos, eliminados y reemplazados por otros más afines a las clases gobernantes y facilitadores de las maniobras que llevan a cabo los llamados “amos del mundo”. Somos como títeres en las manos caprichosas de seres que han perdido todo contacto con el alma. De ahí, al desastre, solo hay un paso.

 

Sin alma, los seres humanos, no podemos vivir. Razón por la cual nuestra existencia terrena en la sociedad actual se ha tornado tan vacía de sentido, mediocre y alienante. Los mass media -la “voz de su amo”-,  nos inducen a la idiocia una y otra vez con pertinaz persistencia inculcándonos la idea de que para ser feliz basta con triunfar económicamente, tener muchas tarjetas de crédito, poseer un coche más grande y caro que el del vecino, ostentar un cargo alto y con mucho poder (esto equivale, a poder manejar la vida de mucha gente y poderles apretar las tuercas para que bailen a su antojo, eso sí, al son de la sinfonía del miedo). Consumir mucho, gastar dinero a espuertas, incluso el que no tenemos -para ello están los préstamos y los créditos fáciles-.

 

Y, ¿el alma?

¿A dónde fue la relación con el alma?

¿Nos basta con hace yoga, tai chi, reiki, meditar… para acercarnos a ella?

Ni tan siquiera esto nos puede servir si quién nos lo vende es alguien falso, esto es, se dedica a ello por el “poder” que otorga ser quien dirige a esos pobres individuos de estresada neurona y despistada alma.  De esto, hay mucho. Junto con la crisis existencial emergieron de forma pareja los charlatanes de la New Age, seres de escaso escrúpulo espiritual que van de ídem pero que sólo quieren de otros su aborregamiento, dinero y su sumisión de inferioridad.

 

¡Pamplinas!

Nadie es inferior a nadie.

Nadie es imbécil ni idiota.

Nadie es un maestro o gurú por el hecho de decirlo o de abrir un centro, escuela o similar.

De hecho, muy pocas personas son congruentes.

Lamentablemente, muy pocos son auténticos maestros.

Afortunadamente, muchos podemos ser alumnos brillantes si nos lo proponemos.

Despertemos del letargo existencial.

Recuperemos la conexión con el alma, nuestro más preciado don.

 

El alma es nuestra verdadera identidad, esa que es eterna y acumula vivencias, experiencias, lecciones, aprendizajes, fórmulas magistrales, documentación de ensayos y errores, felicidades y capacidades, dones y talentos, maestros y alumnos, luces y sombras.

 

Los cuentos de hadas eran formas de permanecer ligados a la sabiduría del alma, a sus dones y a recursos divinos. Sucedió que, con tácticas diversas, nos alienaron el sentido, y dejamos de creer que somos almas viviendo una experiencia humana. Es más, llegamos a pensar firmemente -el anclaje se reiteró millones de veces-, que no existe el alma por ser ésta es una invención de la religión para poder así tener alucinado al pueblo (ya se sabe, la religión es el opio del pueblo, según Marx). Y, aconteció la revolución industrial que nos alejó aún más de nuestro origen convirtiéndonos a todos en proletarios de una clase descastada, abandonada a su suerte y sin más esperanza que la de llegar a fin de mes y poder pagar todas las deudas económicas.

Olvidamos que un día nacimos dioses.

Olvidamos que un día supimos cómo ser felices y alegrarnos cada día al abrir los ojos en el paraíso.

Nos secuestraron la memoria del paraíso.

Nos dejaron fuera a la intemperie como proscritos en el país de nunca jamás.

¿Por qué?

Porque muchos de los pobladores de la Tierra descubrieron -y así se lo contaron a sus hijos y estos a los hijos de sus hijos-, que el poder es mágico, puesto que consigue que otros te veneren, teman, sirvan, paguen, adulen, idolatren… Puedes pisotearlos, enajenarlos, y manipularlos fácilmente. Basta con hacerles creer que carecen de alma, de salvación y de vida eterna.

Nos grabaron a fuego la creencia de que la vida después de la vida es mentira, que no hay más que esta vida, que la identidad se reduce al cuerpo físico y al género escogido. Que no hay más capacidades que las que desarrollas en escuelas y universidades. Que si no has asistido a tal o cual escuela o eres licenciado en tal o cual especialidad… no eres nadie.

Nos han inculcad que si no poseemos ciertos conocimientos, no tenemos derecho a opinar.

Nos han hecho creer que inteligencia y conocimientos o información académica son lo mismo. Cuando, en verdad, la sabiduría no la proporciona ninguna universidad, como tampoco proporcionar inteligencia. De todos es sabido, o intuido, que a mucha gente le regalan el título.

Los dones son asunto del alma.  Y, de nadie más.

Punto.

El alma alberga capacidades inmensas, infinitas, exquisitas en su sentido y mágicas en su perspectiva.

Según Einstein, sólo usamos un 7%, o 10% en el mejor de los casos, de nuestra capacidad cerebral.

¿Te imaginas lo que podríamos lograr si nos decidiésemos a usar, solamente, una parte del porcentaje restante?

Yo sí que lo he imaginado. Desde ahí, he ayudado a otras personas a adentrarse en los olvidados, que no desconocidos, territorios del alma.

¿Sabes lo mejor?

Que han ocurrido cosas milagrosas.

Palabra.

Me siento inclinada a compartir con otros seres espirituales que, como yo han escogido vivir una vida humana en este preciso instante de la Tierra, la información que poseo, mis ideas, mis creencias y mis sueños.

Despertar la genialidad es un deber, una obligación vital so pena de pasar por esta vida sin haber cumplido nuestra misión, esa por la cual nacimos a la vida terrena, esa por la cual nos creamos esta identidad humana.

 

Estoy absolutamente convencida de que somos más allá de lo que nos atrevemos a soñar.

Deja de buscar afuera.

Ve adentro.

Dentro de ti están todas las respuestas, las preguntas, las capacidades, los dones, los talentos…

Créetelo.

Nadie, excepto tú, posee la clave para su vida terrena.

Todos somos dioses.

¿No me crees?

Estás en su derecho.

 

 

ü  Te cuento contaré una metáfora.

 

Estaban los dioses del Olimpo dilucidando dónde esconderían los dones en los seres humanos, no fuese que los descubriesen y se diesen cuenta de que ellos también eran dioses.

Pensaron en esconderlos en la cima más alta de la montaña más alta, en el abismo marino más profundo, en el volcán más profundo… Cada idea la fueron desestimando puesto que, alguno de los dioses ante cada popuesta, replicaba: “Ahí, fijo, acabarán por encontrarlo…”

Así estuvieron días y días, con sus noches y sus mañanas, tratando de hallar la solución, tratando de imaginar un lugar dónde esconder los dones a prueba de curiosos humanos.

Viendo que no daban con la solución, el más pequeño de los dioses se atrevió a decir: “Yo tengo la solución.”

Todos le miraron perplejos, atónitos, asombrados…

“¿¡Cómo!?”, exclamaron al unísono.

“Cierto. Yo sé ese lugar dónde jamás se les ocurrirá mirar. Estoy absolutamente seguro de que jamás irán ahí a buscar sus dones.”

¿Dónde, pues es este sitio? Preguntaron los otros dioses.

“Dentro de ellos” Respondió.

 

 

Así fue como escondieron los dones dentro de nosotros. Un lugar interior al que no solemos ir de excursión porque nos han hecho creer que no hay nada. Nada, excepto traumas y recuerdos que más valdría olvidar.

Cierto.

Hemos olvidado que somos dioses, que tenemos capacidades excepcionales. Y, que todos, todos, todos poseemos un alma eterna que nos facilita el paso a la posibilidad ilimitada e infinita que es la naturaleza verdadera de nuestra alma.

Piensa lo que quieras, estás en su derecho. Empero, si algún día decides que estás harto de la rutina y quieres un poco de aliciente, abre la puerta y atrévete a adentrarte en los territorios de tu alma. ¡Te asombrará gratamente lo qué allí encontrarás!

¨Ahora bien, no esperes a la próxima vida para ser feliz, ni para disfrutar de tus talentos. De hacerlo, esa será tu decisión, el uso libre de tu libre albedrío. Reconozco que, para hacer este viaje al universo del alma, se requiere coraje, voluntad, valentía, amor, paciencia, alegría, curiosidad, apertura y un poco de locura. Necesitarás una buena dosis de fe y aceptación puesto que, por regla general, debemos enfrentar eso conocido como la “noche oscura del alma”, que no es sino la vuelta al hogar, al territorio de la psique, del alma o cómo se le quiera llamar.

Para emprender este viaje uno ha de alejarse del mundanal ruido y de las personas de su vida, así como de todas las ideas y presiones sociales que le han esclavizado el sentido y le han hecho vivir hasta la fecha como rehén de la referencia externa -equivale a vivir la vida según los dictados sociales, creencias de la mayoría y modas que imponen los creadores de opinión y los mass media, en definitiva, del CdR: Club del Redil-.

Decídete a volver al alma.

Cuánto antes, mejor.

Mi propuesta de viaje es éste Oráculo del Alma que he creado con la intención de ayudarte a descubrir la maravilla que eres a nivel de alma. Pero, no sólo a descubrirlo, si no también a incorporarlo a tu vida humana y diaria de forma que tengas una herramienta práctica.

Una advertencia: no se logra pasar de cero a cien en pocos segundos.

Todo viaje iniciático requiere esfuerzo, perseverancia, amor, paciencia y persistencia. Junto con la capacidad de reencuadre y la disposición a manejarse con la frustración y el desencanto que, en  muchas ocasiones, tratarán de instalarse en tu ánimo –a veces, se te antojará que ni avanzas ni retrocedes. La sensación de estancamiento es “normal”,  dado que son los tiempos que la psique se toma para asimilar aquello que ha trabajado y elaborado-. Sin esos periodos de “reposo”, no se podría pasar a la fase siguiente y avanzar. Por consiguiente, debes ser perseverante. Recuerda que sin esfuerzo no hay ganancia. Nunca, nunca, tires la toalla. Sólo fracasan aquellos que dejan de intentarlo. Como dice D. Chopra en su libro “Las 7 leyes espirituales del éxito”: “Cuando las cosas no salen según sus planes o como usted esperaba, es que el Universo tiene algo mucho mejor para usted.” A veces, no parece que sea así, pero sólo se necesita un poco de la perspectiva que da el paso del tiempo para apercibirnos de que no existen los fracasos, tan sólo los resultados no deseados, los cuales se convierten en ‘trampolín para lograr lo que nos proponemos’, siempre y cuando usemos la información para re-definir la estrategia y persistir en el intento.

Quien la sigue, la consigue.

Querer es hallar la manera de poder.

 Palabra de hadamadrina.

 LINK: EL ADN DEL ALMA: Despierta la genialidad del alma que eres más allá de tu normalidad. https://amzn.eu/d/4CQq99S #Amazon a través de @Amazon


Cómo contactar con Rosetta, gestora emocional. agitadora de neuronas, hadamadrina...

E-mail: lavidaenrosetta@gmail.com

WhatsApp: 609065875



jueves, 17 de noviembre de 2022

FEMINISMO DEL BUENO

¿Qué está pasando en el feminismo?

¿Cómo es que la Política anda tan perdida?


¿Se estará gestando un ‘seísmo’ de efectos impensables, no controlables y con efectos irreversibles?

La deriva política no es exclusiva de ningún país, nadie está libre -al menos, eso parece-, de una suerte de conspiración mesiánica inspirada, no se sabe muy bien por quién ni por qué pero si el ‘para qué’, visto el resultado y los efectos de la reingeniería social. Volver a la oscura Edad Media en todos los sentidos parece ser la ‘meta’, eso sí, con la aquiescencia de un gran parte de la sociedad engañada o alienada por la promesa de un ‘mundo mejor, más justo, más respetuoso con la Tierra’. Curiosamente, la gente cada día debe enfrentar mayores dificultades económicas mientras que, la clase dirigente, los ‘amos’, viven mejor tal y como solía ser habitual en la Edad Media. Si el daño se hubiera circunscrito a lo económico, el daño sería fácilmente subsanable o, al menos, eso queremos pensar los más optimistas. El peor de los daños es siempre el espiritual. La destrucción moral unida al hambre, es un arma muy poderosa por cuanto, con la destrucción del amor propio, la gente es fácil de manipular al no ofrecer resistencia. Al menos, no la suficiente para lograr frenar el avance de un totalitarismo envuelto en papel de regalo y con un gran lazo rojo.

Si se quiere lograr la sumisión de una persona se deben sacudir sus cimientos, sus creencias, hacerle creer que, además de estar equivocada, su ‘mapa de la realidad’ no lo ha escogido libremente sino que le ha sido impuesto por una sociedad heteropatriarcal que sólo busca el sometimiento sin rechistar de cualquier individuo, ya sea mujer u hombre. Todo ello es el resultado fruto de muchas y diversas estrategias mantenidas y actualizadas a lo largo del tiempo que actúan en las diversas capas de la sociedad y engloban todos los niveles del ser, tanto como individuo como ser social.

¿Reingeniería social?

En efecto. ‘Alguien’ decidió que el rumbo del mundo debía ser alterado o sesgado. Quizá la sociedad había alcanzado un punto de libertad e independencia que comenzó a molestar a los ‘amos’. De hecho, algo que ha sido constante a lo largo de la historia de la humanidad es que los ‘contestatarios’, los rebeldes, los transgresores… nunca fueron bien vistos y sí perseguidos y castigados. Jesús fue un gran transgresor. Martin Luther King también se atrevió a ser transgresor. La Madre Teresa de Calcuta, Juana de Arco y tantos más conocidos y anónimos se hartaron de ‘encajar’ en un molde que ni habrían fabricado ellos ni lo querían para sí. El ‘molde’ que ofrecen los ‘siervos de los amos’, es incómodo, asfixiante, alienante. No en vano, es un ‘molde’.

El feminismo luchó por la igualdad y la libertad de las mujeres. Las feministas perseguían el objetivo de que toda mujer, sin importar su edad, raza o condición social, fuera considerada igual ante la Ley, que pudiese tener acceso a los mismos puestos de trabajo y cargos que cualquier hombre. Esto es, que la variable ‘sexo’ (ahora lo llaman ‘género’, aunque género sólo lo puedan tener las cosas), no fuera un obstáculo. Después de mucha lucha, lograron su objetivo. Así ha sido en la mayoría de países del mundo excepto en aquellos en los que o bien no hay libertad para nadie o bien las mujeres siguen siendo consideradas como ‘de ínfima categoría’ (caso Irán).

Habíamos alcanzado un punto en el que nadie parecía meterse ya con las mujeres ni osar tratarlas como inferiores ni menospreciarlas porque, ellas, en general parecían haber aprendido a respetarse a sí mismas, liderar su destino vital y vivir acorde a ‘soy lo mejor que me ha pasado’.

La transformación nunca es global, siempre hay quien se queda fuera de la evolución o del progreso. Ni todos los hombres estuvieron dispuestos a renunciar a sus privilegios de macho ni todas las mujeres supieron o se atrevieron a emanciparse del yugo machista. Algunas otras, se hicieron un lío en nombre del ‘amor’.

Con el victimismo nos topamos.

En el amor romántico lo que suele complicar la marcha de la relación son, a saber: las expectativas y las necesidades de cada uno de los integrantes de eso llamado ‘pareja’. Empero, aquello no resuelto que llevamos en el inconsciente (‘la sombra’ según C.G. Jung), es el factor determinante. Cuando se está en proceso de elegir pareja, el gran y la naturaleza de la necesidad que se tenga de tener/estar en pareja, es determinante. Se da el caso tanto de hombres como de mujeres –el sexo no es factor decisivo como no lo es la opción sexual-, que andan ‘desesperados’ por la vida tratando de hallar a su ‘media naranja’ –busca a su otra mitad en otra persona en lugar de buscarla en su inconsciente-, algo que, de por sí, ya es estar invocando al dios de los problemas.

¿Cómo puede ser esto?

Quien busca a ‘su otra mitad’ en otra persona apunta maneras, es candidato a asistir a terapia para ‘reencontrarse consigo mismo’ y recomponer las partes negadas de sí mismo. Tarea, nada fácil y que no se completa en pocas sesiones ni en algunas semanas. Asumir las riendas de la vida propia es una tarea encomiable, un viaje de autoconocimiento sólo apto para valientes, audaces y/o hartos de malvivir su vida y fastidiar su destino.

Quien, por el contrario, no quiere asumir las riendas suele optar por echarle la culpa al otro. Y, ¡voilá!, el victimismo hace acto de presencia en las relaciones. De preferencia, es una estrategia de supervivencia elegida por las mujeres.

¿Por qué?

Puede que ello se deba a que, a pesar de la lucha feminista y los avances en materia de igualdad, el machismo sigue siendo determinante y su influencia casi imposible de eludir. Quizá esa sea la explicación de por qué la mujer maltratada emocionalmente por ella misma (de no hacerlo, no estaría en relación con un hombre que la maltratase, ni con uno que pasase de ella, ni con uno que no le conviniese…), en vez de hacer uso de su capacidad de liderazgo opta por victimizarse. Hay una parte de la sociedad disfuncional que ‘necesita’ de víctimas a las que rescatar, por eso, en lugar de enseñarlas a llevar las riendas de su vida, ponerse la corona y no permitir que nadie las humille o ningunee, se afana en hacerles creer que ‘él’, o sea, el hombre, es el malo y, por ende, el origen de todos sus males. De enseñarlas a ser lo mejor que les ha pasado y liderar su vida emocional, se quedarían sin ‘misión’.

¿Es feminismo el actual feminismo?

¿Es posible que se haya creado un pseudofeminismo con el fin específico de discriminar a las mujeres y convertirlas en ‘mujeres de primera’ y en ‘mujeres de segunda’ en base a sus ‘creencias’?

¿Cuáles pueden ser los síntomas que hacen pensar que hay un feminismo que no pretende englobar ni representar a todas las mujeres?

¿Entra dentro de la lucha ‘feminista’ el que un hombre, al haber decidido ‘ser mujer’, a pesar de seguir siendo hombre físicamente, pueda competir con mujeres que son biológicamente mujeres a diferencia de esas ‘mujeres’ cuando, en verdad, un hombre biológicamente hablando? Capítulo aparte es el que cada uno tenga derecho a ‘sentirse’ del sexo que sea, tener la opción sexual que desee, tener las creencias que quiera tener, profesar la religión que le venga en gana y etcétera. El cómo uno decida pensarse, vivirse, sentirse… es algo indiscutible, entra dentro del amplio espectro del derecho a la libertad, por algo fuimos dotados de libre albedrío en nuestro origen divino. Ahora bien, los derechos conllevan responsabilidades. Algo que, algunos y algunas, parecen ignorar a juzgar por sus actitudes.

Como decía, ¿es misógino, machista o, por el contrario, es feminista aceptar que un hombre, que ha decidido mutar en ‘mujer’ (conceptualmente hablando), compita en deportes en el apartado femenino y no con sus iguales genéricos masculinos?

Igual la solución es abolir la ‘clasificación’ hombres y mujeres en el deporte y que compitan todos contra todos sin diferenciar el sexo ni las características inherentes a la biología. Procedamos como se procede cuando de la inteligencia y la capacitación intelectual se refiere.

Ahora bien, ¿no chocaría eso con el ‘dogma’ del nuevo feminismo según el cual, el hombres es malo por el hecho de serlo? Si ellos son tan malos y deben ser marginados, ¿cómo van las mujeres a competir con hombres en el deporte? Y, sobre todo, si la biología no es lo que nos convierte en hombres o en mujeres, ¿cómo puede ser que un hombre biológico sea malo por el hecho de sus hormonas? ¿Seguiría siendo, pongamos por caso, psicópata o violador aunque decidiese ‘trans’ y pasar a ser ‘mujer’?

Por mi parte, opino que la bondad o la maldad no es patrimonio de un sexo sino que lo es de la psique. La bondad o la maldad trascienden la biología, el origen social, la cualificación intelectual, el éxito o el fracaso profesional… Se da el caso de personas con una infancia dura que, en lugar de convertirse en maltratadores, y ‘devolver’ el año que a ellos les hicieron, se convierten en la mejor versión de sí mismos y dedican su vida a ayudar a otros a salir de las situaciones disfuncionales, usan el ‘mal que les hicieron’ como acicate para contribuir a que el mundo mejore.

No sólo es complicado ser hombre en una sociedad ‘hembrista’, también lo es ser mujer siempre y cuando no se comulguen con las ruedas de molino y se pretenda vivir al margen de las consignas de las auto denominadas nuevas feministas que, además de creer haber inventado el feminismo, se arrogan el patrimonio de la verdad y la superioridad típica de los regímenes totalitaristas que tantas vidas ha costado combatir.

¿Cómo hemos llegado a este punto en el que, unas mujeres, se sientan superiores a otras en base a ciertas ‘creencias’, estilo de vida, actitudes vitales?

¿No habíamos quedado en que, el feminismo, nació con el objetivo de lograr la igualdad para todas las mujeres y para equipararlas a los hombres en todas las esferas de la vida? 

Sí eso era así, ¿cómo puede ser que sean mujeres las que les hagan a otras mujeres lo que ellas critican y dicen combatir? Esas que tanto criticaron y critican a misóginos y tachan de machistas a cualquier hombre que ose llevarles la contraria, desprecian, ningunean y sacuden con el ostracismo a toda mujer que no sea de su ‘cuerda’: me refiero a la que opta por ser heterosexual, madre, formar familia, tener vida espiritual, ser cristiana, no tragar el cuento del ‘cambio climático’, no odiar a los hombres, no ser pro abortista…

Menuda incongruencia.

La igualdad debe basarse en la libertad de elección de todos y cada uno de los elementos propios del ser humano en la esfera que sea.

Si una mujer, en el mundo ‘libre’, puede casarse con quien le da la gana ya sea hombre mujer o incluso consigo misma, si puede comprar una casa, si puede ser directiva, ama de casa, madre, vivir sola, si puede votar y tener sus propias ideas políticas, si puede profesar la religión que quiera u optar por ser atea… ¿Cómo vienen ahora unas mujeres y pretenden decirles a ‘las mujeres’ cómo tienen que vivir, ser, con quién se pueden o no acostar, cómo pueden o no pensar?

Asimismo, tampoco es admisible que haya que odiar sí o sí a un hombre.

Ni todos los hombres son malos ni todas las mujeres son buenas.

Dentro de un tiempo, si no se ha corregido rumbo, puede que haya, no sólo hombres con problemas psicológicos (depresión…), sino también mujeres con altos niveles de insatisfacción vital al haber permitido que sea ‘un grupo de mujeres’ –las cuales, nunca tendrán las consecuencias del ‘estilo de vida’ que ellas imponen a otras mujeres-, quienes que les digan, condicionen o impongan cómo ser, cómo vivir su vida, qué ideas tener sobre sexualidad, familia…

Ahora sí, vamos por muy mal camino.

Las mujeres sensatas, con una psique despejada, libre de fanatismos y con un punto de madurez emocional suficiente como para asumir el reto de llevar las riendas de la vida propia y ser artífices de su amor propio (autoestima), deben liderar un movimiento que nos devuelva la sensatez y promueva la libertad y el respeto de y entre nosotras y de nosotras para con los hombres. Más allá del sexo está la persona. Una cosa es identificarse con el sexo (género, como le llaman ahora), y otra bien diferente es que esa identificación se distorsione y alcance rango de sociopatía. Toda identificación patológica sólo crea problemas, desune y acaba siendo el germen de guerras y esclavitud.

Yo, personalmente, siempre fui una feminista-personista. Creo en la verdadera igualdad del ser humano, esa que está basada en la libertad y en la responsabilidad. He combatido la demagogia, el proselitismo, el estupidismo, la victimización y la estulticia. Soy pro la dignidad del ser humano. Puedo discrepar pero nunca dejar de respetar. Cada cual es libre de llevar su vida como mejor sepa o quiera. Por eso, no le tolero a ninguna hembrista (así las bauticé hace años en ‘La maldición de Eva’, Planeta 2006), que me imponga sus ‘mandamientos sectaristas’, que se empeñe en que odie a los hombres o les haga lo que muchos (no todos), les hicieron a las mujeres (algunas se rebelaron contra ello, siempre las hubo valientes, díscolas…). Conmigo no cuenten para crear desigualdad. Las mujeres que odian a los hombres y tienen ‘superioritis aguditis de género’, en vez de seguir esparciendo su odio y combatiendo sus demonios interiores tratando de imponer a los demás su ‘estrategia de supervivencia’, harían bien en acudir al psicoanalista y trabajarse la ‘sombra’ (C.G. Jung).

Una mujer que odia a los hombres tiene un serio problema con su ‘ánimus’ (C.G.Jung), además de la frustración no resuelta con su propia feminidad.

Techo de cristal. Como buena transgresora que soy, diré que nunca creí en el ‘TC’. En mi opinión, es una coartada que se inventaron las mediocres para disimular su mediocridad y su falta de voluntad para luchar por sus metas. A mis 29 años ya tenía un cargo directivo logrado por méritos propios. Nunca me rebajé, ni usé ‘armas de mujer’. Tengo que confesar que hallé más oposición entre mujeres incompetentes que entre hombre incompetentes (que también los hay y, en mi caso, alguno dio la tabarra, un poco…). Las metas son posibles de alcanzar cuando se cree en una misma y se está dispuesta a hacer lo que se tenga que hacer (trabajar, luchar, mejorar, modificar, persistir, estudiar…), con tal de alcanzar el objetivo marcado.

Las mujeres seguras de sí mismas (las bauticé como ‘reinas con la corona bien puesta’ en mi libro LA REINA QUE DIO CALABAZAS AL CABALLERO DE LA ARMADURA OXIDADA, RBA 2004), apoyan a las mujeres, no compite con ellas ni contra ellas con malas artes, no las desprecian sino que las apoyan.  Las ‘reinas’ no odian a los hombres pues no se sienten inferiores a ellos ni los usan como cubo de sus basuras y frustraciones existenciales al asumir la responsabilidad de sus destinos. Las reinas practican la filosofía eleanoriana del ‘nadie me hace nada que yo no le consienta’.

Ser transgresora, atreverse a tener opinión propia, llevar la contraria a las hembristas y a los machistas, apoyar a las mujeres y a los hombres o al menos darles respeto y no imponerles su criterio sino fomentar la libertad y la independencia de criterio, es ser una buena feminista, una reina con la corona bien puesta.

La verdadera igualdad empieza en una misma.

‘Las perdedoras siempre tienen una excusa, las Ganadoras siempre tienen un plan’.

‘Las reinas no tienen necesidad de rebajar o igualar a nadie hacia abajo para sentirse bien ni para quedar por encima’.

‘Las reinas nunca se quitan la corona para parecer menos altas que un caballero de armadura oxidada o que una damisela de diadema floja’.

“Las reinas no entran en el juego de las damiselas de diadema floja, esto es, no les permiten que les digan lo que tienen que hacer, qué tienen que pensar, cómo tienen que vivir sus vidas, con quién pueden o no estar…”

Una reina, jamás de los jamases, le permite a una damisela de aflojada diadema ni a un caballerete de oxidada armadura que la ningunee, inferiorice o la manipule.

Una reina es una buena feminista, transgresora, libre pensadora, valiente, amorosa, empática, asertiva…

Una reina es un alma que tiene muy claro que no es el cuerpo que habita sino un alma viviendo una experiencia humana enfundada en uno de los dos trajes terrícolas que hay disponibles para vivir la aventura humana.

Un mundo de igualdad asertiva, humana y espiritual es posible.

Yo pongo mi granito de magia. Y, ¿tú?

© Rosetta Forner 17 Noviembre 2022

 

lunes, 11 de mayo de 2020

QUE BELLO ES VIVIR... A MI MANERA (c) Rosetta Forner



QUE BELLO ES VIVIR… A MI MANERA.
© Rosetta Forner




DE QUÉ VA ESTE LIBRO



NO es otro libro a propósito de la felicidad.
NO es teoría conocida ni ‘consejos’ típicos tópicos.
No es un libro complaciente con el CdR (Club del Redil) porque no sigue la corriente ni pretende agradar sino despertar.


Este libro…
·       Es el resumen de una vida humana (la mía) que supo mantener lo que trajo al nacer siendo fiel a sí misma para animar, enseñar, despertar, e inspirar a otros a ser ellos mismos sin disfraces y sin complejos.
·       Versa sobre el bienestar interior y su verdadero generador que no es otro que eliminar todo lo que nos impide ser nosotros mismos.
·       Hunde sus raíces en la autenticidad del alma, lo cual lo convierte en un libro mágico que enseña a librarse de complejos y de personalidades de supervivencia.
·       Está basado en la praxis de la teoría expuesta y en la congruencia de caminar lo que hablo y viceversa.
·       La verdadera clave de la Felicidad está en ser fiel a los principios propios.
·       NO venderle el alma propia al diablo por nada ni por nadie es la verdadera clave del Bienestar Interior.


ÍNDICE
·        HADADAMENTE
·        © ARTÍCULO PUBLICADO EN ‘LA RAZÓN’ (29.05.19) QUÉ FÁCIL ES SER FELIZ
·        NO SOY DE AQUÍ, NI DE ALLÁ, SINO DE MÁS ALLÁ…
·        LOS VALORES DE MI ALMA
·        NO TODOS LOS ÁNGELES TIENEN ALAS
·        LA PIEDRA DE DIOS.
·        Tres niveles: espiritual, emocional y humano.
·        MÉTODO R.O.S.E.T.T.A … para que te crezcan las alas.
·        Fase ‘R’
·        Fase ‘O’
·        Fase ‘S’
·        Fase ‘E’
·        Fase ‘TT’
·        Fase ‘A’.
·        PARA FINALIZAR… La inicial de mi apellido es la F de: fortuna, fama,  fracaso, felicidad, fabricar, fortalecer, fomentar, felicitar, fallar, funcionar, furia, forjar, final…



Hadadamente.

Lo que siempre he ambicionado, desde que me alcanza la memoria humana, es sentirme bien interiormente. Nunca soñé con castillos, grandes fortunas ni príncipes azules sino con vivir en libertad siendo yo en toda mi extensión.
Me importa el AMOR en mayúsculas y con todas sus letras, es el valor que lidera al resto de mis valores y da sentido a mi experiencia humana.
Considero que el dinero es algo práctico que ni mejora ni empeora a la gente. Viene bien tenerlo puesto que paga cosas necesarias. Empero, más allá de eso, no me merece la pena prostituir el alma en ningún sentido por un poco –o un mucho-, de dinero (papeles de colores). Ello no significa que no quiera que mi trabajo sea pagado. No soy hipócrita ni tonta.
En este mundo humano actual, se nos ha hecho creer que más vale bienes, y ‘famas’, que persona. Craso error. Ni la fama ni el dinero, aunque vayan en grandes cantidades, nos libran del gran reto que representa vivir una vida humana con todas sus ‘sorpresas y desafíos’.
Nacer con la capacidad de disfrutar, es un don, un privilegio que facilita el vivir, una suerte de varita mágica que convierte en disfrutable, en vivible, en mágico… cualquier momento vital, ya sea un beso, un atardecer, un regalo (sin importar su precio o calidad), una llamada inesperada…
Hace tiempo que llevo barruntando este libro. Empero, por más que le abría la puerta, no salía. El punto de inflexión lo marca un acontecimiento, de esos que hubiese querido evitar en mi vida, pero no pudo ser: las diecisiete horas que pasé en la sala de espera de Urgencias en un hospital. Las emociones, que me atenazaron el alma durante esas horas, me abrieron la conciencia a otras dimensiones, haciéndome recordar y retornar a la memoria primigenia de mi alma. Desde entonces, he sentido la necesidad de compartir ‘algo’. Al principio, lo enfoqué desde el ángulo literal de las vivencias emocionales acontecidas en esas horas y sus posteriores días, semanas, meses… Sin embargo, no salía nada, no fluía. Así que, me rendí. Lo dejé reposar en el apartado ‘ya se verá’. Hasta que, un día, a raíz es escribir un artículo -‘Qué fácil es ser feliz’ para La Razón-,  la compuerta se abrió y empezó a fluir el libro como suele suceder cuando éste ya está listo para salir del ‘horno creativo’.
Alas de luz -mi primer libro de este ciclo que toca a su fin-, es un libro personal, hadado y mágico, intimista, sincero, sencillo y espiritual o almista. Ninguna editorial lo quería publicar. Incluso, hubo un editor que se permitió el lujo de regalarme una sentencia disuasoria (según él, lo que yo escribía, no interesaba a nadie), amén de los que pasaron olímpicamente de mí. Afortunadamente, la R de mi nombre no rima con ‘rendirse’. Tengo más moral que el alcoyano. Mi perseverancia y cabezonería -cuando me empeño en algo, acabo por hallar una salida y sino abro un agujero en la pared… Obviamente, no literal…-, dieron sus frutos con el tiempo. No sólo me rechazaron en todas las editoriales a las que envié el manuscrito, también los agentes literarios me dieron calabazas. Nadie creía en mí, aparte de mi misma. Dicen que con que uno crea en sí mismo, ya basta. Al menos, en mi caso, fue así. Con el tiempo (2006), Booket/Planeta publicó el libro.
Este libro, que es una suerte de ‘cierre’ y ‘apertura’ a la vez, de celebración y de jubilación -con ello quiero decir que cierro una etapa y abro otra que ya se verá a dónde me llevará-, se fue desvelando a medida que lo escribía. No tenía ni idea de lo que iba a ‘escribir’ o a ‘canalizar desde mi alma’ al día siguiente o a la página siguiente. Pero si tenía claro dos cosas:
1-El tema: compartir mi fórmula personal de la felicidad o del bienestar interior, esto es, cómo llevo haciendo toda mi vida, incluido los ‘ensayo-error-aprendizaje’, lo que he aprendido de otros, las conclusiones de más de veinticinco años de trabajo con muchas personas a nivel individual y colectivo. Y, lo que vino conmigo al nacer, las enseñanzas que iban incluidas en mí ‘disco duro’ o alma.
2- Que lo iba a escribir con la libertad, la sinceridad y la plenitud que me otorga el ser consciente de mí misma y de que sólo tengo esta vida para disfrutarla y para aportar mi toque de varita hadada o ‘granito de arena’ a que la gente disfrute más de la vida al atreverse a ser ella misma sin caretas, sin miedos, sin disfraces, sin tapujos ni auto ostracismos de ningún tipo.

👑RF👑





 © ARTÍCULO PUBLICADO EN ‘LA RAZÓN’ (29.05.19)

QUÉ FÁCIL ES SER FELIZ
Según nos contó Punset, la felicidad es la ausencia de miedo. Según nos cantaba Palito Ortega, en su canción ‘Felicidad’,  todo se debía al amor. Se puede ser feliz y no estar feliz. El ‘estar’ depende de situaciones o resultados externos. Mientras que, el ‘ser’, está relacionado con valores y creencias, con la esencia del ‘yo’. Muchos no saben ser felices y se hacen depender (y, viceversa) en demasía de los ‘resultados’, los cuales, aunque queramos, no podemos controlarlos al cien por cien. Quien aprende a sortear las dificultades o ‘cabalga la ola’ –como dicen los surfistas californianos-, esto es, se adapta a las circunstancias, si sabe ser feliz.  Tanto la expectativa sobre los resultados, como el hacernos depender emocionalmente de los mismos, son fuente de infelicidad. El círculo vicioso: quienes tienen una relación tormentosa con la frustración (no aceptar los efectos que ni gustan ni querríamos), son proclives a ahuyentar la felicidad de sus vidas y a envolverse en el miedo a un resultado, que les decepcionará, redunda en insatisfacción. El mayor, o menor grado, de dependencia emocional de los logros, tiene que ver con la autoconfianza y la autoestima. Cuanto menor sean éstas y mayor la exposición que tengamos a la opinión pública, o de los demás –esto, no es sólo cosa de los políticos-, mayor serán el miedo y el riesgo de decepción frustrante. Ser feliz, es fácil. Basta con fomentar el quedar bien con uno mismo, y pasar del querer contentar a los demás (actitud y conducta que, a su vez, refuerzan la autoestima). El miedo nos desenchufa de nuestras capacidades y de nuestra alma, y el optimismo y la gratitud son grandes generadores de felicidad. Que la vida se enfoque cómo si nada fuese un milagro o como si todo fuese un milagro, depende del amor… a uno mismo.





© ARTÍCULO PUBLICADO EN ‘LA RAZÓN’ (8.01.20)

ADIÓS, MUNDO CRUEL
Ha finalizado esa época del año en la que ‘todo’ se envuelve en felicidad. Sin embargo, ser infelices, desgraciados, sentirse un fracaso vital no desaparece a ritmo de calendario. Cada cual tiene sus motivos para vivir o para seguir respirando (no son lo mismo). Mientras hay quienes, con el año nuevo, se hacen promesas vanas de mejorar su vida otros optan por el ‘atajo’ -vía exprés de no retorno-, al no soportar el peso de una existencia quizás anodina, quizás desatendida, quizás incomprendida. El postureo ha tomado el mando a distancia en la sociedad e importa mucho el cambio climático o que los animales no sufran (todo ello muy loable). Sin embargo, la infelicidad es invisible, el dolor no tiene derecho a manifestarse y a la tristeza no la invita nadie a tomar el té. Demasiada máscara, impostación e insensibilidad. ¿Qué querrá transmitir quien opta cortar el hilo de su vida? ¿Tan desesperado se encuentra que ni siquiera le alcanza el consuelo de su ángel? ¿Tan insoportable es el peso de la amargura para que no haya remedio ni solución para sus problemas?  ¿Acaso no piensa en esos a quienes dejará sumidos en la desesperación o la culpa al no haberles dado la oportunidad de, al menos, preguntarle ‘por qué’? Quien sabe lo que pasa por la cabeza, corazón o alma de quien decide largarse con un adiós huérfano de explicaciones y repleto de interrogantes. En vez de fomentar el bienestar espiritual, vivimos envueltos en hipocresía, en la obligación de pretender felicidad de cara a la galería. En vez de regalar amor, se ofrece indiferencia envuelta en celofán. Y, cuando caen chuzos de punta, el materialismo carece de alas en las que cobijarse. El suicidio nunca debería ser un grito en el silencio ni la indiferencia aplastar el alma. No hay adiós sin razones.




NO SOY DE AQUÍ, NI DE ALLÁ, SINO DE MÁS ALLÁ…
Dicen que las personas nos tornamos deslenguadas con los años. Que, a partir de cierta edad cronológica, nos damos permiso para decir lo que pensamos y no nos cortamos ni un pelo. En mi caso, nací ya mayor, muy mayor, o sea, siempre he dicho lo que me ha pasado por la varita. Por eso, todo lo que encontrarás en este libro es autenticidad y singularidad pura. No pretendo dar lecciones, sino compartir la realidad de mi vida humana. Soy una persona normal. Lo extraordinario en mí, como suele suceder con todas las personas, es invisible al ojo humano y sólo el alma puede percibirlo.
No me han sucedido grandes desgracias, tampoco grandes suertes. Lo cual no significa que no me tenga que esforzar ni que no me hayan dado (y me sigan dando) con la puerta en las narices ni que haya carecido de ‘momentos mágicos’ –los he tenido, y muchos-.
¿Cuál es la clave?
¿Qué es lo que marca la diferencia?
No lo sé.
Sinceramente, no tengo la respuesta.
Lo que tengo son mis realidades (la praxis de mí vida) y mis hipótesis las cuales me sirven hasta que dejan de hacerlo. Porque, en la vida, llega un momento en que todo se queda obsoleto, hasta uno mismo.
En mi acontecer humano, en conjunto, soy afortunada. Ha habido periodos en los que todo me ha fluido y otros, en los que he tenido que arremangarme y remar a conciencia. Hace años me leyeron la mano en dos ocasiones dos personas distintas: una, aquí en España, otra en Estados Unidos (un escritor de libros New Age, oriundo de New Zeland). Mientras que el primero me dijo que tenía muy buen destino, el segundo me aseguró que todo lo que me proponía lo conseguía a pesar de que me lo tuviese que currar mucho. La gente envidiosa es uno de los obstáculos recurrentes en mi vida. Por envidia, o por lo que sea, los envidiosos me han dado la espalda, traicionado o, en el mejor de los casos,  tan sólo me han ninguneado.
Mi vida es una sucesión de hechos fortuitos. He terminado por lograr lo que quería, mis sueños (no todos, de momento) se han hecho realidad. Eso sí, a su manera, que son muy suyos, como yo.
Cuando terminé COU,  decidí marcharme a estudiar a Barcelona. Estando en segundo curso en la Universidad, antes de las vacaciones de Navidad, tuvimos un contratiempo unos amigos y yo en un coche que me impidió asistir a las clases durante unas pocas semanas. Cuando, después de Reyes,  retomé las clases, me encontré con que el profe había solicitado unos trabajos. Al no haberme enterado de ello, le supliqué que me diese una oportunidad en forma de moratoria. Me concedió hasta el viernes de esa misma semana, estábamos a lunes, de plazo extra para hacer lo que mis compañeros de clase habían tenido tres semanas de tiempo. Lo logré. El día, que dio las notas, me preguntó si no quería trabajar en una agencia de publicidad, puesto que, según él, tenía mucha madera creativa. Yo, que quería ser periodista, o reportera para más señas, me encontré diciendo: ‘es la ilusión de mi vida’. El profesor me dio el número de teléfono del director de una de las agencias de publicidad del mismo holding en él también era director. Le llamé varias veces. Y, cuando por fin logré que me dieran ‘audiencia’, esto es ‘llámele tal día a tal hora’, resultó que ese día me pilló viendo la película ‘Ha nacido una estrella’ de Barbra Streissand. ¡Menuda casualidad! Me tuve que ausentar del cine para salir a la calle y llamarle desde una cabina (entonces no existían los móviles). Cuando volví a ver de nuevo la película ‘no me acordaba de muchas cosas’. ¡Cómo me iba a acordar!, si me había ausentado de la sala. Lo logré. Entré en la agencia, pero no en el departamento creativo sino en el de marketing. De esta agencia pasé a otra. Mi nivel y calidad de trabajo era muy valorado en el grupo, por lo que me recomendaron. Ahí empecé a toparme con personas, mujeres para más señas, que por celos, por un sentirse inferiores a mí, se dedicaron a hacerme la puñeta. Siempre conseguí salir bien librada. Lo cual no significa que, mientras duró el ‘acoso’, no lo pasase mal. Lo pasé muy mal, requetemal.
Soy de espíritu americano, es decir, me apunto a la meritocracia y paso de la amiguitocracia o las cuchipandas. Así me ha ido… -lo digo con sorna a la par que con orgullo-. He sido muy fiel a mis principios. Mi dignidad está en muy buen estado, si bien el precio que he pagado ha sido el de que me hayan dejado de lado en múltiples ocasiones. Puede que formase parte del plan y sea algo kármico. Sea por la verdadera razón que sea, a pesar de todo y con todo, el balance es muy positivo. Yo sigo manteniendo la luz y la alegría que vino conmigo a la Tierra, una que mostré nada más aterrizar. Estoy abonada a la máxima de ‘prefiero vivir un día de pie que toda mi vida de rodillas’.
Decidí que mi etapa en las agencias de publicidad en Barcelona había llegado a su fin viendo las opciones de progreso profesional que, al menos para mí, eran muy limitadas. Así que decidí emigrar a Madrid. Fue muy curioso que, unos meses antes de que surgiese la oferta/posibilidad que atendió mis ruegos, me hicieron otra oferta. Se trataba de una agencia multinacional en Barcelona, de lo bueno, lo mejor (Bassat Ogilvy). El puesto era de directora del departamento de Medios (en ese momento, yo tenía 24 años). Me hizo una ilusión bárbara. Me reuní con el director del departamento, al que yo iba a sustituir –él pasaba a otro nivel en la misma empresa-. Aprovechó para presentarme a la gente del departamento. Cuando se cerró la puerta del despacho común donde estaba el equipo, se oyeron unas sonoras risotadas. Tiempo después me enteré de que lo hicieron con el propósito de asustarme y de que rechazase la oferta. Mi futuro colega de agencia, me recomendó anunciarle al director de la agencia donde yo trabajaba en ese momento, que dejaría la empresa en dos semanas ya que, en cuanto regresase el director general, que estaba fuera por razones de una campaña internacional, firmaríamos el contrato. Fuera porque tengo un sexto sentido o por lo que fuese, decidí mantener la boca cerrada y esperar. Me callé cual tumba y nunca conté nada acerca de esa oferta. Hice bien en callarme. Acerté. Nunca más supe de ellos. No me llamaron ni siquiera para decirme ‘hemos cambiado de opinión’. Nada de nada. No era mi destino. Pocas semanas después, me llamaron de una agencia multinacional de Madrid (Y&R), eso sí fue un sueño hecho realidad. En este caso, no hubo casualidad sino causalidad o un ‘aviso’ de la que se avecinaba para mí. En el avión, en el viaje de ida para la entrevista, se sentó a mi lado el arquitecto que había diseñado el edificio Windsor, el mismo en el que, en ese tiempo, estaba ubicada Y&R. Mi compañero de asiento, cuando le conté a que iba a Madrid me dijo proféticamente: ‘El puesto es tuyo. Soy el arquitecto que ha diseñado el Windsor’. Y, así fue. Me dio su tarjeta. Al llegar al vestíbulo pude comprobar que, el nombre que figuraba en la placa en el interior del edificio, era el suyo.
La entrevista de trabajo también tuvo su anécdota. Era la única mujer candidata, el resto eran hombres. Todos ellos mejor preparados que yo en cuanto a que hablaban inglés -yo sólo lo chapurreaba, en ese entonces-, tenían más edad que yo, e incluso, alguno de ellos, había estado haciendo un ‘stage’ en la oficina de Chicago. ¿Por qué me llamaron? ¿Qué pasó que inclinó la balanza e hizo que se decidieran por mí? El que sería mi jefe, fue quien me entrevistó –PM, son las siglas de su nombre-. En un momento dado de la entrevista, me explicó que buscaban a alguien con unos seis años de experiencia (yo los tenía). Pero, añadió que, a mi edad más o menos, una mujer, de casarse, pensaría en tener hijos. En lugar de sentirme cohibida, me levanté de la silla como si me hubieran pinchado en el culo, y solté muy digna: “Salta a la vista que soy mujer. Eso ya se sabía antes de hacerme venir a Madrid a la entrevista. He mentido para venir. Estoy muy ocupada, tengo mucho trabajo y tendré que trabajar el fin de semana… Así que, me lo podrías haber ahorrado’. PM, (posiblemente uno de los mejores jefes que he tenido), un hombre muy educado, inteligente, competente y buena persona, no salía de su asombro. Muy asertivamente me dijo: ‘Por favor, siéntate. Contigo hemos cambiado de opinión.” Cuando, tiempo más tarde se lo conté al director de Marketing de La Casera (en esos momentos era uno de los anunciante de la agencia de Barcelona en la que yo trabajaba), me dijo que él, a la vista de mi actitud, también me hubiera contratado. Me pasé el fin de semana super nerviosa. De haber hecho caso a mis amigos, podría habérmelo ahorrado. El lunes por la tarde, me llamó PM para confirmarme que era yo la elegida. Mi periodo en esa agencia, mientras estuvo PM, fue el mejor de mi toda etapa profesional en agencias de publicidad. Cuando él se marchó a otra agencia, me propuso como directora del departamento. Empero, fue la única vez en mi vida en la que me discriminaron por mi acento (en esos momentos, era muy catalán. Lo cual era lógico dado los años pasados en Barcelona y la facilidad que tengo para pillar los acentos), y por mi carácter. El presidente alegó que no quería otra mujer con tanto carácter como el mío en un puesto directivo, puesto que con IY (la directora creativa) había quedado servido. Contrató a un profesional mediocre, experto en peloteo -nunca en mi vida, ni antes ni después, he conocido a nadie tan adulador, tan servil y lame c…-, tenía un complejo de inferioridad mega, mega, requetemega, enorme que disimulaba muy bien. Tanto me harté de él que tan sólo aguanté seis meses a su lado. Me busqué una oferta en otra agencia de publicidad y me fui. Dos agencias de publicidad más tarde, llegó a mi vida la ‘cojo-oferta’, o sea, una oferta cojonuda. El cómo logré ser la ‘elegida’ no estuvo exenta tampoco de anécdotas. Era la tercera vez que me sucedía, lo cual me llevó a desarrollar la idea de que cuando algo era para mí, ya fuese bueno, malo, regular, o excelente, no me lo podía quitar ni Dios.
En esa ocasión, fue un ‘headhunter’ quien me propuso como candidata. De todos los candidatos, el director general decidió apostar por mí. Empero, el presidente tenía su propio candidato e hizo valer su poder. Por consiguiente, a punto de alcanzar la meta, alejaron el ‘oro’ de mis manos. Me quedé compuesta y sin puestazo (me habían ofrecido ser directora de un departamento doble y miembro del consejo de dirección de la agencia. Contaba tan sólo 29 años). No obstante, estaba escrito en las estrellas. Un mes más tarde, y muchas elucubraciones, acerca de cómo haría para conseguir otra ‘cojo-oferta’, después… Una noche, a la hora de la cena, sonó el teléfono en mí casa. Era el headhunter. Al descolgar y oír su voz, le afirmé muy resuelta: “Han vuelto a por mí… Bueno, dejémonos de bromas. ¿Cómo es que me llamas a estas horas?” Se hizo un silencio sepulcral. Al cabo de unos instantes, que se antojaron horas, el headhunter recobró el habla, se había quedado anonadado. Me preguntó cómo podía haberlo sabido. Así era, volvían a por mí. Y, habían mejorado la oferta.
Esta vez, el Universo me sirvió un pastel envenenado. O, sería más justo decir que ‘tenía bicho’. En el departamento había una mujer que aspiraba a mi puesto, para el cual no estaba, ni de broma, cualificada. Sin embargo, ella no era de la misma opinión y trató de hacerse con el puesto acostándose con el director de otro departamento (esto me lo contaron otras personas en la agencia, meses más tarde). Ese director ni pinchaba ni cortaba en cuanto a mi contratación, razón por la cual, las estratagemas de esta mujer no lograron su objetivo generándose en ella una frustración tremenda y me lo hizo pagar a mí como si yo hubiese tenido la culpa de su falta de sentido común y de profesionalidad. Ella fue ‘el bicho’. Se dedicó a criticarme a mis espaldas, malmetió todo lo que el director general le consintió hasta que, meses más tarde, la despidió. He tenido mala suerte con las damiselas de diadema floja. Y, con los caballeros de armadura oxidada, también.
La realidad, o mis vivencias de lo acontecido, es que he tenido más ángeles en mi camino que cabronas, cabroncetes y capullos (fueron pocos, pero han jorobado lo suyo). Nunca he sabido cómo, a pesar de todo, he logrado salir indemne del ‘castañazo’. Dolorida, pero entera.
Años más tarde, después de todas estas aventuras publicitarias, soñaba con estar en un programa de televisión. En el mes de junio (2005), me llamó una periodista para que le echase una mano en un reportaje que estaba haciendo sobre el metalenguaje no verbal. Me prometió, a cambio del favor, poner mi nombre y mencionar tanto mi página web como el título de mi último libro (en ese momento era ‘En busca del hombre metroemocional’, publicado por RBA). No cumplió casi nada de su palabra: tan sólo mencionó mi nombre una vez. Fue suficiente. No se publicó en el mes de julio sino en septiembre. Era el destino. Cuando mi madre lo leyó, me comentó que le sonó familiar lo que leía hasta que llegó al final del artículo y vio mencionado mi nombre. Recuerdo que le comenté que con sólo mi nombre no me encontrarían. A lo que ella respondió: “El que te quiera encontrar, te encontrará”. Fue profético.
A finales de septiembre, me llamó mi agente literario, para preguntarme si aceptaría que me llamasen los de una productora de televisión. Buscaban a una coach para una sección de coaching en un nuevo programa de televisión. Resulto ser ‘Channel4’ (Cuatro). De camino, el día que tenía la reunión con el director y el subdirector del programa, me topé con un bar que tenía por nombre ‘Fortuna’. Me lo tomé como un guiño del destino. Al finalizar la reunión, el subdirector dijo: “Ya te llamaremos”. Afortunadamente para mí, su inconsciente le traicionó y añadió: “Uy, qué mal ha quedado eso”. El redactor que me había descubierto, me acompañó hasta la puerta, y aprovechó para darme su veredicto: “Les has caído fenomenal”. Así era. Camino de la salida nos cruzamos con la jefa de producción y con la que, con el tiempo, se convertiría en la directora del programa, mi jefa.
Fue una etapa extraordinaria de mi vida. Aprendí y me divertí. Conocí a gente que, de no haber sido colaboradora, nunca les hubiese conocido: entre ellos, a Julio Iglesias, mi ídolo de juventud. Pero, como suele sucederme, los regalos siempre, siempre, al menos hasta la fecha, llevan ‘bicho’. Aquí también me lo encontré. Una de las colaboradoras me cogió mucha manía. Y, todo porque logré hacerme con un puesto gracias a mi inteligencia, profesionalidad y actitud asertiva. Ella no soportaba que yo brillase siendo como era, una desconocida que carecía de enchufe en las alturas y que no salía en las revistas del corazón, como era su caso. Quiso que me echaran del programa. No lo consiguió. No la apoyó ni su amigo. En este caso, la meritocracia si funcionó, me sirvió tanto para lograr el puesto como para mantenerlo. Me valoraron. Me sentí muy apreciada, profesionalmente hablando, como pocas veces me he sentido y lo han hecho. La esponsorización positiva es agua bendita. Si, además de recibir la de los demás, la auto-practicamos, la dicha es estratosférica.
Mi vida profesional no terminó cuando la cadena Cuatro eliminó el programa de la parrilla… No lo voy a contar todo aquí. Sigue leyendo y sabrás más. La vida es una caja llena de aventuras…





LOS VALORES DE MI ALMA

Quien desconoce o vive al margen de sus ‘Valores & Principios’, ignora el porqué de sus malestares emocionales y de sus inquietudes existenciales así como el origen de los problemas y de los conflictos en sus relaciones interpersonales.


·     NUNCA quise ser famosa. No es una pose, ni una manera de atraer a la gente o de llamar su atención. No me pirra la fama, sencillamente porque soy muy introvertida. Dicho de otra manera, soy una extrovertida social con una gran vida interior.
·     SIEMPRE he querido ser feliz, libre, vivir a mi manera, hacer lo que me apeteciese, estar contenta, sentir como el aire esponja mis alas y me eleva por encima de la cuota de vulgaridad de todo lo terreno. La fama es muy pesada a nivel energético, genera mucho karma, y yo, de eso, quiero irme ligera de equipaje. Las personas sabias, según he leído en sus libros, opinan que las almas más avanzadas no suelen pedir para sí mismas el ser famosas. Sólo las más inmaduras (a nivel espiritual) o jóvenes piden ‘fama’ a grandes dosis. Estoy por darles la razón. La fama y el dinero no cambian a la gente, simplemente ponen de manifiesto lo que cada uno lleva en su interior, lo que es. Estoy comprometida con ser lo mejor que me ha pasado y hacer el bien a cuántas más personas mejor. La fama alimenta eso que la gente llama ‘ego’, y marea mucho. Con lo gratificante que es la libertad y el no ser un modelo a seguir por nadie. Me trae al pairo quedar bien con la gente. Yo sólo aspiro a quedar bien con mi alma. Si el quedar bien con los demás o el no quedar mal es acosta de mi integridad, que no cuenten con ello. Yo opto por el respeto a mí misma y vivir acorde a mi escala rosettiana de valores. Mi alma no se alquila ni se vende.
·     NUNCA he querido tener seguidores. No he venido aquí, a la Tierra, para fomentar el seguidismo sino para animar a la gente a ser lo mejor que le pasado. Ello pasa, necesariamente, por seguirse cada uno a sí mismo. Una cosa es admirar y otra muy diferente, idolatrar. Edgar Cayce opinaba que cada persona es igual de importante para el Universo, que todas las misiones son igual de valiosas, que todos contamos, no importando si hemos venido a influenciar a una o a millones de personas. Por eso, yo no quiero tener seguidores, sino compañeros de viaje vital, gente que honra mi hadada luz. El resto, no me interesa. No me interesa la gente que me ensucia las alas, o que me echa alquitrán a las mismas porque envidia mi luz, y pretende igualarme hacia abajo. He aprendido que ni todos pueden ver la luz, ni todos quieren. No se puede gustar a todo el mundo, ni Dios lo logra. Y, ello, además de lícito, es muy sano, amén de retador, divertido y revelador.
·     NUNCA he querido avivar el fuego del sufrimiento, ni el coleccionar ‘cupones de estrés o de sufridos’. Muy al contrario, quiero animar a la gente a visitar más el lugar de la alegría en su alma en vez de pasarse la vida disociados de sí mismos y alimentándose del ‘martirologio’. Estoy convencida de que los problemas son simplemente situaciones y de que cada uno decidimos cómo queremos abordarlos. Hay quien, por ejemplo, monta un pifostio de tres pares de narices a propósito de haber perdido unas gafas, o de que le hayan rayado el coche. En cambio, otros ante un diagnóstico de enfermedad grave, reaccionan con serenidad y fe. La aceptación es clave. Aceptar lo que nos acontece nos permite fluir con los eventos, sortearlos como el agua, vencerlos o simplemente dejarnos llevar por la corriente hasta playas de sorpresa. No siempre es bueno luchar contra los elementos. No siempre es bueno dejarse llevar. Todo depende del fluir. Por lo que practicar el asumir la cuota necesaria de frustración, es otra de las claves. Cada uno de nosotros decidimos cuánto, cómo y a propósito de qué o de quién nos queremos hacer sufrir. El sufrimiento se elige, lo elegimos al elegir la actitud con la que queremos abordar los sucesos que nos acontecen. Los acontecimientos están ahí, son producto del vivir en Humanidad. ¿Sufrir o surfear la ola? Cada cual elegimos. Por eso he elegido no sacar de mi esfera íntima mi vida personal, sacando tan sólo a pasear lo que lleva la etiqueta de ‘profesional’. Mis sentires, mis padeceres, mis aconteceres… son míos, no mercancía para ser intercambiada por ‘admiradores’ o ‘seguidores’. No necesito usar mi vida personal, y lo que en la misma hay, para atraer a la gente. O la gente se siente atraída por el producto resultante de mi mente, alma… o no hay otra. Mi padre, un día, me dijo que, para atraer lectores a mis libros, debería inventarme que él me pegaba, que tuve una infancia dura, infeliz, chunga… Lo decía en broma, claro. En serio, jamás insultaría a Dios, al Universo, a eso que es más grande e inmenso que yo, a mi alma, con una mentira semejante. Yo quiero que la gente sepa que es normal y posible tener una infancia feliz. Que lo anormal es no tenerla. Tener unos padres que no te amen es anormal. Una familia que no te ama, va contra las leyes del Universo. Los chinos sostienen que no tener familia es la peor de las desgracias. Mis padres también tuvieron una buena infancia. El carecer de dinero no significa que la infancia vaya a ser mala. Si hay amor, se es afortunado pues se posee la mayor de las fortunas, esa que escapa al dinero. Se puede tener dinero y ser un miserable, un pobre de alma. Se puede carecer de dinero y, sin embargo, ser afortunado.
·     NUNCA he querido ser la más rica del cementerio. Por ello he antepuesto el respeto a mi dignidad e integridad al besarle el culo a alguien o el tragar sapos, como vulgarmente se dice. Me he negado a ser ‘la negra’ de alguien famoso, aunque ello supuso quedarme sin contrato en una editorial. Me he negado a tragar con mentiras o con amenazas o con extorsiones varias o propuestas indecentes, con tal de tener un contrato o un cliente en consulta. Un día paseando por el camposanto de mi ciudad con mi madre (habíamos ido a llevar flores a la tumba de mis abuelos), comentamos los mausoleos o casoplones mortuorios que algunos se habían hecho. Mi madre dijo que era para que se supiera que eran ricos. A lo que yo respondí que, mausoleo o enterrados en el suelo, todos estaban igual de muertos. Nos reímos ante esa realidad imposible de obviar. ¿Para qué quiero atesorar dinero a costa de mi salud? El dinero ni cruza la frontera del más allá ni sirve para sobornar al ángel de la muerte. Leí una historia, de esas escritas para mover a la reflexión, que a un rico empresario que se había pasado la vida trabajando para amasar una gran fortuna, le llegó su hora. El ángel de la muerte se presentó en su despacho para llevarle con él. El empresario, acostumbrado a negociar, le ofreció mucho dinero al ángel para que le concediera unos años de prórroga. El ángel no claudicó. El empresario no se dio por vencido y, a cada negativa del ángel, le ofreció más de su fortuna, llegando incluso a ofrecerle toda su fortuna si le dejaba permanecer un día más en la Tierra. Ni por esas. No obstante, cuando éste le pidió diez minutos para escribirle una carta a su familia se apiadó de él. En la misiva les exhortó a vivir la vida, a emplear su tiempo de vida en vivir, en disfrutar y no malgastarlo en hacer dinero, puesto que llegado el momento crucial, el dinero no servía para comprar tiempo. Mi padre se jubiló a los sesenta años. Prefirió menos paga y más tiempo, para hacer lo que tanto le gusta: vivir. Yo voy camino de seguir su ejemplo.
·     NUNCA me he sentido inferior, por más que muchas personas se han empeñado en hacerme sentir así. Por eso no le hago la pelota a nadie. Por eso escojo a la gente que quiero que forme parte de mi ‘mundo hadado’. Las personas que me han tratado con displicencia las he puesto a buen recaudo fuera de mi universo. Hace un tiempo, una mujer empresaria, muy importante en el mundo de los negocios, me dejó fuera de un proyecto en el que ella me pidió participar (fue la primera y la última vez), debido a mis honorarios. El argumento que usó para ningunearme y tratar de humillarme (o sea, igualarme hacia abajo), fue que otro que había trabajado en la ONU y con super cargos, tenía un ‘fee’ o caché inferior al mío, o sea que pedía menos dinero del que yo pedía por el mismo tipo de trabajo. Mi conclusión fue que o pagaba por las apariencias o, simplemente, no me valoraba lo más mínimo ni me conocía aún a pesar de, según ella, haber leído algunos de mis libros. Este evento me recuerda aquella historieta que leí en un libro que encontré en la Feria del libro de Frankfurt hace unos años, titulada ‘Saber dónde dar’ (To know where to tap). Cuenta la historia que, a un industrial, cuyo lema era ‘Tiempo es dinero’, se le había estropeado la caldera principal en la fábrica. Mandó llamar a los mejores ingenieros de Londres, pero ninguno consiguió dar con el problema, y por lo tanto, darle una solución. Estaba al borde de la desesperación cuando acertó a pasar por allí un operario con su maletín de herramientas. Le dijo que había oído que tenía problemas y, que él se los podía solucionar. El empresario estaba tan desesperado que aceptó su ofrecimiento, así que le llevó hasta la caldera estropeada. El operario abrió su maletín, cogió un pequeño martillo y empezó a dar golpecitos en la caldera. Golpeaba y escuchaba, golpeaba y escuchaba, golpeaba y escuchaba... Después de un rato, que al empresario se le antojó eterno, rebuscó en su maletín, sacó otro martillo y decidido se fue directamente a un punto en la caldera, y golpeó con determinación. ¡Se obró el milagro, la caldera volvía a funcionar! El empresario no cabía en sí de gozo. Le pidió que le enviase su minuta: “Doble sus honorarios. Se lo pagaré encantado”, le dijo entusiasmado. No tardó en llegar la factura. Cuando el secretario-contable se la mostró al empresario, éste se enfureció: “No puede ser. ¿¡Cómo se atreve a cobrarme esa cantidad!? Aquí han venido los mejores ingenieros de Londres, estuvieron mucho tiempo… Y, este simple operario, por dos golpecitos de nada pretende cobrar cien libras. ¡Ni hablar! Pídele en concepto de qué quiere esas cien libras”. El secretario-contable así lo hizo. La respuesta no se hizo esperar:
-         Por el tiempo empleado: 1 libra.
-         Por saber dónde dar: 99 libras.

Así me ocurre a mí, sé dónde dar. Mis honorarios no son por ser ex publicista, o alta y rubia, o famosa o ex de fulanito... Sino, por saber ‘dónde dar’.

·     SIEMPRE he sabido que no soy de este mundo. Desde pequeña me recuerdo admirando las puestas de sol, y diciéndome a mí misma que provenía de un lugar más allá del sol donde no existían las enfermedades, ni el odio, ni las guerras. Años más tarde, cuando vi la película ‘City of Angels’, protagonizada por Nicolas Cage y Meg Ryan, al ver la escena en la que los ángeles se reúnen en la playa al atardecer para escuchar la música que toca el Universo, me sentí plenamente identificada. Me he topado con personas que se han burlado de mis ideas ‘hadadas’. ¡Qué le voy a hacer si hay gente que no puede ver más allá de sus narices! Empero, no les culpo puesto que hay mucho iluminado y farsante suelto. Yo tampoco me creo a todo el mundo, será porque veo las máscaras y descubro a los falsos. Una vez reconvertida en escritora, sin cargo, y sólo con mi nombre como credenciales, ha habido gente que me ha tratado con mucha displicencia asumiendo que era ‘ama de casa’, o ‘desocupada’. Y, todo ello, porque lo asociaban a ‘inculta’, ‘falta de conocimientos’ e incluso, ‘tonta’. Nunca he pensado que una persona por su ‘status o falta del mismo’, ‘ocupación o su ausencia’ o ‘nivel de estudios o su inexistencia’, fuese a ser menos que otros que tenían ‘nivel alto’. La inteligencia se ve en el rostro de la persona, los ojos siempre delatan. En cambio, el currículo no se ve, por lo que se ignora a menos que una persona lo saque a pasear. Personalmente, prefiero centrarme en la información que me transmite esa persona con su actitud, soy de dejar que su alma se exprese. Excepto que vaya a contratar a alguien para un trabajo determinado, su currículo no me interesa. He conocido a gente con importante carrera universitaria que, como seres humanos, no eran de mi gusto hadado. En cambio, he conocido a personas sin estudios de altos vuelos, que eran excelentes ejemplares de seres humanos. También me he topado con la combinación ganadora: grandes titulaciones y gran calidad humana. Y, ¡cómo no!, con pobres de espíritu sin formación académica. De todo hay en la vida. Afortunadamente para mí, tengo personalidad y carácter para poner límites, y tablas para relacionarme con todo tipo de profesionales del mundo mundial merced a mi profesión anterior.
·     SIEMPRE he tenido claro que lo más valioso de este mundo es la persona, su interior. Mi abuela María Rosseta sostenía que más valía persona que bienes. Ella era muy sabia. Mi familia humana, que es, a la vez, mi clan de alma, me ha transmitido valores muy sólidos. Tal vez, sólo me los recordaron puesto que yo ya los traía conmigo. O, quizá me reuní con ellos aquí porque era el mejor grupo/familia desde dónde proseguir mi viaje humano. De hecho, a mi madre la llamo ‘mi aeropuerto humano’. Yo no nací de ella, simplemente aterricé en la tierra a través de ella, de ahí lo de ‘aeropuerto’. Cuando he olvidado, o dejado de lado mis orígenes de alma, lo he pasado mal, rematadamente mal. Mi madre suele recordarme que la alegría no es algo que yo haya desarrollado a lo largo de mi existencia, sino que nació conmigo y, simplemente, la he mantenido a salvo de depredadores humanoides. No todo lo que acontece en la vida humana me gusta, pero lo acepto porque forma parte del contrato. Mejor aceptarlo que crearme un problema con ello. Procedo como el agua que, en lugar de pelearse con los obstáculos que salen a su paso, los reencuadra.

·        SIEMPRE me ha gustado estar en compañía de la naturaleza, del cosmos. Al estar siempre en compañía del Universo, nunca me he sentido sola sino arropada, protegida y amHada. Nunca me ha faltado lo necesario. Siempre he tenido lo que necesitaba y, cuando he estado en apuros, siempre me ha salido al paso una persona que me ha ayudado. Esto me lo reveló un astrólogo en Barcelona en el curso de astrología que impartía. O sea, está en mi carta astral el que ‘cuando me la pego, lo hago contra un colchón que aparece milagrosamente en el último instante’. Cosas hadadas…
Soy consciente de que he usado ‘cuantificadores universales’ (nunca, siempre…), tal y como se clasifican en PNL, los cuales suelen ser propios de personas con una actitud absolutista o dubitativa o anclada en el miedo. No creo serlo, pero quien sabe… Los he usado para enfatizar mis puntos de referencia, mis anclajes vitales. Sólo por eso, y por nada más.
Asumo que no le puedo gustar a todo el mundo, ni lo pretendo. Asimismo, también sé –así lo enseño desde hace años a otros-, que todos filtramos a los demás y a sus ‘cosas’. Dependiendo del estado de nuestro ‘filtro’ de la realidad, así les percibiremos: desde muy nítidos o parecidos a su realidad hasta el grado máximo de distorsión tanto de lo que dicen como de ellos, de su ser.




NO TODOS LOS ÁNGELES TIENEN ALAS

Las alas no siempre se ven.
No todos los ángeles tienen alas visibles.
Las mías, a veces, no me las veo ni yo.
No vayas a creer que lo de ser ángel es una metáfora, no siempre es así. En mi caso, con cada puesta de sol, se me llena el alma de nostalgia de ese lugar del que provengo, mi Hogar, el hogar de mi alma. No soy de aquí. Ahora, tampoco soy de allá. Decidí venir por voluntad propia, nadie me obligó. Existen muchas teorías acerca del karma y de que venimos a ‘aprender’. Es algo muy relativo. Yo, que creía tenerlo todo aprendido -me refiero a lo relativo a lo humano, porque si hablamos de lo divino, de eso, aún me queda una eternidad-, me he dado cuenta de que, con cada venida a la Tierra, la aventura está garantizada ya que todo (o casi, todo) se vuelve a experimentar desde otro ángulo. Es más o menos aquello de ‘nunca te bañas dos veces en el mismo río’.
Ser humano es fascinante a la par que tedioso. El secreto para no desesperarse es pasar por encima de los problemas. Y, sobre todo, no crearse problemas innecesarios. Puesto que no hay nada necesario, perfectamente nos podemos ahorrar todos los problemas. A juzgar por su proceder, a los humanos, les cuesta mucho entender es que tienen una herramienta o recurso maravilloso a su servicio, una suerte de ‘varita mágica’, llamada actitud. 
Siempre me ha llamado poderosamente la atención la necesidad de sufrimiento que parece tener el ser humano. Por no hablar de lo mucho que se idolatra a esos que confiesan (a veces, lo inventan) haber sufrido. Eso de airear el sufrimiento, vende mucho. Si quieres que te sigan, cuéntale a todo el mundo que la Vida te ha tratado muy mal, rematadamente mal. Si a eso le añades una supuesta actitud de ‘lo he superado’, ‘lo he afrontado con aceptación…’, te garantizas un puesto entre los merecedores del ‘premio gordo’ que conceden las masas. Por consiguiente, ¿por qué, siendo como soy conocedora de este hecho, no he usado el comodín del sufrimiento para atraer la atención de los demás sobre mi o sobre mi obra? Para eso, no me hubiese molestado en venir a la Tierra. Me refiero a que, para qué reencarnar de nuevo, si el viaje iba a consistir en seguir abundando en que el sufrimiento es consustancial al ser humano, y que no queda otra sino pasarlo mal. Sufrir no es nada divino, más bien es algo que el ser humano ha inventado al olvidar sus alas. ¿Será por eso que engancha a tantos?
·        La alegría no parece estar al alcance de todos. La alegría no vende salvo que vaya precedida del sufrimiento.  
Puede que pienses que me burlo o que he perdido las alas, o sea, la chaveta o el sentido común, porque, de lo contrario ni se me ocurriría perorar como lo hago. Si es así, puede que pienses que, en vez de ángel, soy idiota o que mis alas están hechas de cinismo barato. En absoluto me burlo, tan sólo expongo mi opinión o el resultado de mis elucubraciones personales que no son universales, tan sólo mías y válidas para mí y para aquellos que las compartan o, incluso, las discrepen. Soy muy consciente de que, en la Tierra, hay gente que pasa por situaciones terribles, que habita en lugares donde sólo la guerra, el crimen, la desesperación y sus hermanastras son habituales. Desde el punto de vista humano, así es. No obstante, desde el ángulo que proporcionan las alas, la perspectiva permite variar el resultado de la visión. Esas almas que deciden pasar por este tipo de situaciones terribles no tienen por qué ser ángeles sin alas, a veces, alas no es precisamente lo que les falta. Las cosas no son siempre lo que parecen, aunque, a veces, parezcan lo que son. Empero, dejando de lado, las  situaciones extremas, las cotidianas, las más normales, a esas sí que les podemos aplicar la variable de la actitud sin dudarlo.
Ya lo confesé, no he venido a sufrir. Lo cual no significa que no me entristezcan ciertas vivencias en mi versión humana. Sobre todo, cuando dejo de la lado mi origen y, olvido que, esto llamado vida humana, dura un rato, que es temporal y que, un día, regresaré a casa, a mi verdadero hogar –como todos-. Entre tanto, debo procurar hacer el bien a cuanta más gente mejor, y disfrutar de este maravilloso planeta llamado Tierra y de este ‘vehículo’ imprescindible para ser y sentir lo humano.
Lo confieso, hubo un tiempo en que olvidé mis alas. Peor incluso, llegué a creer que eran un sueño, un anhelo, una manera de compensar lo mal que me sentía al no encajar, como lo hacían otros, en eso llamado ‘sociedad’. He sido, y sigo siéndolo, un ‘fuera de ley’. No vayas a creer que soy un ladrón, o una okupa o similar. Por ‘fuera de ley’, me refiero a ser alguien que no sigue las normas del ‘Club del Redil’, a nadar a mi corriente –los otros lo etiquetan de ‘contracorriente’-. Nunca me gustaron las normas, quizás se deba a que, el lugar de donde provengo, carece de las mismas. En ‘ese lugar’, no las necesitamos, sabemos discernir el Bien del Mal, y actuamos acorde a las Leyes Divinas. En ‘ese lugar’, la singularidad nos impide sentir celos, envidias y otras tonterías varias que, aquí en la Tierra, complica sobremanera la existencia. Será por eso –por el olvido o la ignorancia del lugar de origen-, que haya tanta gente que compite coleccionando cupones de sufrimiento, será. Me gusta mi aventura humana, a pesar de los pesares, y de todos los olvidos. He aprendido a surfear la ola, como dicen los surferos californianos. A pesar de todo y de todos, algo sobrehumano se abre paso en mi interior y me posibilita percibir niveles sutiles de emociones y energías que me proporcionan un chute de oxígeno revitalizador, me llena el alma de una nostalgia alegre… como cuando, la brisa, proveniente del mar me aletea las alas, me esponja las células de mi alma devolviéndome a mi lugar de origen. Me sucede igual con ciertas canciones. No importa de lo que hablen… hay ciertas melodías, ciertas palabras… que pertenecen a un lenguaje hermanado con la esperanza de una promesa añorada.
Por todas partes, hay personas que se esfuerzan por recordarles a sus semejantes una manera de engañar a la realidad para, de éste modo, poder hermanarse con la divinidad. La esperanza, el deseo de una vida mejor, unido a la capacidad de disfrutar nos permiten poseer alas que nos eleven por encima de la realidad mundana aunque sea unos instantes… mágicos. Las palabras se quedan vacías, sin sentido a no ser que las adoptemos con la responsabilidad que conlleva vivir acorde a la parte divina en lugar de acorde a la desertora, esa que nos confunde, al hacernos creer, que la vida carece de magia. Nos tomamos la vida demasiado en serio, como si no hubiese una continuación, como si todo empezase y terminase aquí. No enferma el cuerpo, enferma el alma de olvido. No se lo reprocho a nadie porque, unos a otros, nos lo ponemos muy difícil al empecinarnos en mirarnos los pies en vez de las alas. La palabrería negativa se instala en nuestra mente, contamina nuestros corazones y asfixia nuestra alma con una capa de olvido. Al renegar de nuestra verdadera naturaleza quedamos expuestos al corrosivo óxido de la separación. Nos hemos desconectado.
No todos los ángeles tienen alas.
¿Por qué será?
Cómo vamos a tener alas si negamos pertenecer a nada que no sea esta vida humana hundida en el lodo del sufrimiento cual nenúfar que hubiese olvidado usar dicho lodo para nutrir las hermosas flores con las que bailar en la superficie del agua.
Nos hemos centrado en darnos valor basándonos tan sólo en los atributos externos y en las posesiones materiales. Así nos va.
¿Quieres saber cómo puedes hacer que te crezcan las alas?






LA PIEDRA DE DIOS.
Tres niveles: 
espiritual, emocional y humano.

Mucho antes de toparme con un libro titulado ‘Rosetta the Stone of God’, yo ya había decidido llamarme Rosetta. Confieso haber visto la piedra de Rosetta en el British Museum cuando tenía 19 años en mi primer viaje a Londres, Inglaterra. No obstante, lo de ‘Rosetta’ es más un homenaje a mi abuela María Rosseta (en valenciano lo escribimos con dos ‘s’), y en segundo lugar, un guiño a mi ‘energía’ egipcia.
Una mañana, al llegar a clase (estaba formándome en PNL con Robert Dilts y Judy DeLozier en la NLPU, California), de ‘Modelling & Epistemology, Robert Dilts me saludó con un ‘ya sé por qué has decidido llamarte Rosetta’ –cuando llegué a la escuela, me presenté como Rosemary, el nombre que me dieron en Boston años atrás mis amigos americanos, cuando les dije que, en España, mi familia me llamaba ‘Rosamari’–. “Has decidido llamarte así porque tú, como la piedra, traduces información de un plano espiritual a uno mundano. Y, conectas lo antiguo con lo moderno…”.
A partir de ese momento, quedé conectada con mi misión vital. Por eso, en este libro, voy a compartir el ‘método ROSETTA’, por toda la metáfora que supone este nombre, este vocablo, este código estelar, esta piedra de Dios.




MÉTODO R.O.S.E.T.T.A

Para:

FACILITARTE LA VIDA,
FOMENTAR LA FELICIDAD
&
QUE TE CREZCAN ALAS.



Fase ‘R’

Rebeldía.
Renacer y Re-encuadrar, son sinónimos.
Renacer: decidir cómo quieres vivir la siguiente etapa de tu vida.
Reencuadrar: dale la vuelta a todo lo que te dé la gana. Observa el mundo desde tu perspectiva única y singular. Re-encuadrar es sinónimo de revolucionar, de renacer.
Realismo.
Responsabilidad.
Reina, reinar


·       

REBELDÍA. Hagas lo que hagas, hazlo a tu manera.
Nunca me gustó aplicarme aquello de: “¿Dónde va Vicente? Donde va la gente”. Más bien soy de: “A mi manera”. He procurado hacerlo “todo” a mi manera, lo cual, no significa que no me haya “equivocado”. Errar es humano, aceptarlo es divino y rectificar es de sabios y de prácticos. O eso me gusta pensar.
¿Te has preguntado alguna vez cómo es que te sientes mal en tu vida, en una relación ya sea ésta laboral o personal? ¿Has probado a revisar tus valores? A pesar de que nadie te haya hablado de tu escala de valores, aunque no sepas de su existencia, estos habitan en tu alma. Y, cuando no vives acorde a los mismos, estos protestan, te avisan de que pasas de ellos, los ninguneas, ignoras o, peor aún, los traicionas. Por eso montan gresca en tu interior. Al principio, puede ser un tímido dolor de cabeza, un malestar pasajero que, de no atender su ‘llamada’, puede llegar a convertirse en una seria enfermedad. Asumir responsabilidad sobre nuestros actos, no nos gusta. Preferimos apuntarnos al sentir general, según el cual, la enfermedad está ahí y a todos nos puede tocar. Cierto. Ahora bien, ¿te has parado a pensar en cómo puedes estar contribuyendo a envenenar tu alma cada día un poco más?
La rebeldía tiene mala prensa. ¡Cómo no iba a tenerla! A los que les gusta mandar y mangonear los destinos ajenos, no les interesa una sociedad formada por individuos librepensantes. Muy al contrario, los prefieren borregos. Por lo que, se suele castigar al que osa vivir a su aire. ¿Cómo? Con el ostracismo. Si osas mostrar que tu forma de pensar va a contracorriente, o simplemente a tu corriente, en lugar de sumarte a lo que piensa ‘todo el mundo’, a lo que se lleva, a buen seguro que te darán con el ostracismo en los morros. Muchas veces, no es que pienses de forma diferente, simplemente muestras que razonas, que te haces preguntas, que cuestionas. Es lo que tiene la rebeldía, nos impele a cuestionarlo todo.
Hace años leí un libro titulado ‘VIDA APASIONADA’, el autor era Sam Keen, un psicólogo americano. Sam Keen, en dicho libro, establece clasificaciones o perfiles psicológicos en base a la actitud vital. El punto y aparte, o línea divisoria, la marcaba el tipo ‘Fuera de Ley’, no por ser un forajido o un delincuente, si no por el hecho de atreverse a vivir al margen de los dictados de la sociedad. Por ejemplo: consumir lo que necesita, comprar una casa acorde a sus posibilidades económicas, trabajar en aquello que le apetece, tener un coche que puede mantener sin esfuerzo o no tenerlo… Lo confieso, he sido, y soy, una ‘fuera de ley’. O sea, vivo a mí manera. Claro que, la contrapartida, lo que equilibra la rebeldía, es la NO necesidad de fama.

·        


El rebelde sólo necesita contar con su aprobación. Su independencia se debe a que:

    Cuenta con sus valores y sus creencias.

    Cuida de su integridad.

    Cuida de su dignidad

    Queda bien consigo mismo porque su conciencia es sólo suya y de nadie más.

    Ha asumido el coste, las consecuencias, de ‘quedar bien con los demás’. Por eso, sólo queda bien consigo mismo.

    Ha aprendido la lección en lo relativo a los efectos del auto ostracismo.

    No quiere volver a pasar hambre emocional ni espiritual de sí mismo nunca más.

    Tiene claro que la congruencia es decisiva para la salud psicoespiritual.

    Conoce sus innegociables y negociables, los respeta y en base a ellos establece el marco de sus relaciones.

    Ha concluido que la única relación que es para toda la vida, la suya, es con ella misma o él mismo. Ergo, la única persona sin la cual no puede vivir es: él/ella misma.



Hace años, siendo colaboradora en un programa de televisión (Chanel 4, Cuatro), en una de las reuniones que teníamos para preparar el programa, no recuerdo exactamente qué se dijo, ni quién fue quien lo dijo, ni a propósito de qué se dijo, el caso es que espeté al más puro estilo rosettiano: ‘Me parece una memez gastarse 6.000 euros en un bolso’. Mi opinión, provocó una réplica contundente, a modo de sentencia divina, por parte de uno de mis compañeros de programa: “Rosetta, como se nota que no tienes 6.000 euros. Caso contrario, no opinarías así”. En lugar de quedarme callada, o de sentirme avergonzada o humillada, saqué mi vena respondona y rebatí: “¿Cómo sabes que no tengo 6.000 euros? ¿Acaso has visto mis cuentas bancarias?” Estando rodeada de gente que ganaba un pastón en cada programa, famosos y en la cresta de la ola en ese momento, fui una osada al replicar así. Es lo que tiene tomarme cuarto y mitad de rebeldía cada día para desayunar. Tengo por costumbre dar mi opinión, esto es, compartir mi pensar con otros. Opinar no es ofender. Si las cosas son dichas con respeto y el otro se ofende, es una decisión personal que toma esa persona, la cual deberá dilucidar consigo misma el cómo es que decide molestarse u ofenderse con algo dicho con respeto. Ahí lo dejo.


·        El rebelde ha aprendido, a base de ensayo-error, que es imposible contentar a los demás. Imposible. Tratar de vivir acorde a las leyes sociales, nos vengan como nos vengan, es un error que se paga muy caro. Por consiguiente, la felicidad, la nuestra, no deberíamos ponerla en manos de la ‘cotización social’. De hacerlo, corremos el riesgo de que nos arruinen la empresa.
No obstante, la rebeldía también tiene otros usos. El de la salud, por ejemplo. Me refiero a cuando el médico nos da un diagnóstico ‘malo’. Empiezo por casi el final:

A mi madre,  a sus 82 años, una médico oftalmóloga de la SS, le sentenció que lo suyo no tenía remedio y que se quedaría ciega. Casi le da un síncope o algo peor. La médico (era mujer), además de insensible, fue muy maleducada y desconsiderada con mis padres, los trató como tontos por el hecho de ser personas mayores. No tuvo ningún tipo de miramiento para con ellos. Al decirles, lo que les dijo, así sin anestesia alguna, se quedaron en estado de shock, y viendo que no reaccionaban les dijo, en un tono de recochineo y ninguneante: “¿Me han entendido? ¿Se han enterado de lo que les he dicho?”. Cuando hablé con mi madre por teléfono y me contó lo sucedido, tuve que empezar por minimizar los estragos emocionales que en ella había causado la ‘sentencia’ en forma de diagnóstico. Había ido para ver si le cambiaban las gafas, y salió con una ‘sentencia de ceguera”. Aproveché que años atrás también tuvo otra similar en cuanto a que, el médico, también sentenció como si hubiese tenido la agenda de Dios en sus manos. Mi madre se había roto la cadera. En urgencias del hospital de la SS no le vieron la rotura y la mandaron para casa. Lo que en principio fue una ‘mala suerte’ acabó siendo su gran suerte. Mes y pico después de la caída, le llevé las radiografías a un médico amigo de mi familia, radiólogo para más señas. Al verlas, me dijo que debía llevarla a un super especialista para que le cambiase la cadera o nunca más volvería a andar a tenor de lo que se veía en la radiografía. Recuerdo que, ese día, el cielo en Madrid ofrecía un color plomizo descorazonador, el cual cayó sobre mí como millones de toneladas aplastándome el ánimo al escuchar esas palabras. Yo aún no había ido a California a estudiar PNL -de hecho, sería ese mismo año cuando iría (el destino me llevó, pero esto es otra historia que ya contaré),  por primera vez-, por lo que fue mi instinto natural el que me llevó a elaborar el reencuadre de la situación.
Nunca le conté a mi madre el diagnóstico. En su lugar, le presenté las opciones que, a mi modo de ver, tenía. Asimismo, le reiteré que, escogiese el camino que escogiese, yo la apoyaría incondicionalmente. Mi madre optó por hacer mucho trabajo interior y, cuando, seis meses después, la vio un especialista, -había ido ella conduciendo el coche y andando por su propio pie-, éste médico no daba crédito. Según él, lo suyo era un milagro. Así es. El milagro lo obró la rebeldía de mi madre cuando optó por iniciar el camino de la curación  en vez de tirar la toalla. La cadera se soldó -es la suya, y ahí sigue-, y volvió a andar. Tiene una fuerza de voluntad tremenda.
Volvamos a los ojos. Aproveché su historial para ayudarla a salir del pozo emocional en el que, el diagnóstico de la oftalmóloga, la había sumido. La insté a usar su rebeldía para rebelarse contra la sentencia. Le recordé que ningún médico tiene la agenda de Dios. En lugar de aceptar el diagnóstico, buscamos solución en otro lugar y, cuando volvíamos de la consulta del especialista que, más tarde la operó de cataratas, paré en una gasolinera. Al bajar del coche, encontré una moneda de Polonia. Me lo tomé como un guiño del Universo: asocié Polonia con el Papa Juan Pablo II, o sea, había remedio para mi madre. Han pasado cuatro años, y mi madre no está ciega. La trata una especialista en retina, y aunque no ve cómo hace años, puede ver por donde va, puede ver la tele, puede ver la cara de la gente, e incluso hace sus pinitos cosiendo y leyendo titulares en la prensa. Creer es poder. Y, los milagros son posibles cuando se les apoya.


La rebeldía fue decisiva. Su determinación y fuerza de voluntad, obraron el milagro.

Hace años, impartí una conferencia en una asociación contra (no me gusta nada este adverbio) el cáncer. Entre las asistentes había una mujer que, al final de la conferencia, se acercó y me contó su historia. Casualmente, había leído algunos de mis libros. Me dijo que estaba de acuerdo con lo que yo había dicho acerca de que ‘ningún médico tiene la agenda de Dios’ y de que cada uno de nosotros podemos ejercer la libertad de optar por la profecía autocumplida o rebelarnos y transitar por el camino de la oportunidad. En su caso, le habían dado cinco meses de vida. Empero, llevaba varios años viva y todo porque decidió tomar la decisión de rebelarse y ver crecer a su hija adolescente. Tenía un aspecto muy saludable. Y, la fuerza con la que abordaba la vida, no era fingida, era muy real. Asimismo, me contó que, en esa misma época, a una amiga suya también le diagnosticaron cáncer. “Le dieron seis meses, y así fue. Mi amiga, hizo como tú has dicho, profecía autocumplida.” Entre la audiencia, recuerdo el rostro de una mujer que llevaba la cabeza cubierta por un pañuelo. Cuando apunté eso de rebelarse contra el diagnóstico, me lanzó una mirada furibunda. No todo el mundo quiere la responsabilidad que conlleva la rebeldía, el ser uno mismo, el tomar decisiones propias respecto de todo.


Quizás, sólo quizás, y no es por ‘echarle la responsabilidad’ a mi madre del ejercicio tan resuelto que hago de la libertad, ella me proporcionó la razón por la cual mi corona está hecha a base de rebeldía y de singularidad: tendría yo unos catorce años, cuando, la directora del colegio de monjas donde yo estudiaba el Bachiller, emitió un veredicto a cerca de mí: “Su hija, es muy orgullosa”. A lo que mi madre respondió: “Se equivoca usted. Mi hija no es orgullosa, simplemente tiene muy claro quién es.” Fin de la discusión.

·       
RELATIVIZAR: nada acaba siendo el fin de mundo, para todo hay una solución. Y, si no tiene remedio da igual lo mucho que te preocupes, porque sucederá igual. Lo único que está en tu mano al cien por cien es la actitud con la que decides abordar cada situación o evento. Fluye, imita al agua que, en lugar de pelearse con los obstáculos, los reencuadra.
En vez de tomarnos las cosas como lo que son, temporales, las abordamos como si nunca fuesen a tener un final. Cierto es que no todos los finales son ‘felices’, esto es, son como nos gustaría que fuesen. Desde la perspectiva humana, el gran final o la muerte, es una desgracia de la que no podemos escapar. Empero, en lugar de vivir aprovechando nuestros días, sabedores de que tenemos ‘fecha de caducidad’ aunque desconozcamos –conscientemente-, cuándo caducaremos, procedemos a la inversa: malgastamos nuestro tiempo preocupándonos por sucesos que, o bien no sucederán, o cuando acontezcan, no nos encontrarán.



Yo tenía una amiga del alma, que partió ya al otro lado, o sea, murió. Tenía una casa maravillosa, con un jardín precioso en un enclave en plena naturaleza más fantástico aún si cabe. Le encantaba leer, era muy erudita. Tenía muchas aficiones: la jardinería, ir a exposiciones y conferencias… Podría haber pasado sus últimos años –no sabía que iban a ser los últimos, aunque siempre hay unos que acaban siéndolo-, tranquila, disfrutando de su vida, leyendo, viajando (otra de sus aficiones), cuidando del jardín... En lugar de deleitarse, se afanó en amargarse la existencia. ¿Por qué procedió así? Tenía miedo al futuro, mucho miedo. Y, este miedo tenía la cara del dinero. Ella era una mujer muy cabal, nada derrochadora. La casa era casi suya. Digo casi, porque cuando se divorció, compró esa casa y aún debía parte de la misma. No obstante, era hija única y sobrina única, por lo que heredó todas las posesiones de sus padres y de su tía. Su ex marido, un alto ejecutivo de una empresa internacional le pasaba una nada despreciable suma de dinero al mes (tenían dos hijos en común). Como le entró tanto miedo a quedarse sin dinero, se buscó trabajo como vendedora de seguros. Nadie vendía tantos como ella. Le daban premios. Pero, ni por esas se le pasó el miedo. Andaba siempre preocupada por el qué sería de ella cuando su ex se jubilase y ya no le pasase la pensión. Lo irónico del destino es que, él, su ex, también falleció (un año después que mi amiga). El miedo la mató. Así de simple. Le dio tanto poder al miedo que permitió que, éste, la venciese en forma de cáncer. Una verdadera lástima. Una noche soñé con ella: estaba exultante, feliz. Se deslizó por el tobogán de un avión hacia un mar de aguas azules y brillantes. Reía. Y, en ese instante supe que había renacido a la vida. Donde quiera que esté, espero que haya aprendido la lección para la próxima vida. Me refiero a no malgastar su tiempo y su energía en darle cuerda al miedo.

Cuando en 1991, residía en Estados Unidos, descubrí a Wayne Dyer y sus maravillosas enseñanzas. Recuerdo la historia del pájaro y la jaula. Rezaba así: “Había un hombre que tenía una hermosa ave, la tenía enjaulada. El hombre le comentó al pájaro que, dado que iba a ir a la selva a cazar y que vería a sus ‘parientes’, quería saber si quería que les llevase algún mensaje. Este le respondió que ‘sí’. Le dijo: ‘Diles que vivo muy feliz aquí contigo en mi jaula’. El hombre partió en su aventura. Cuando encontró a los pájaros parientes, les transmitió su mensaje. Nada más terminar de darles el mensaje, el más anciano, se dio la vuelta en la rama y cayó muerto al suelo. El hombre concluyó que debió ser la pena que le produjo saber que su pájaro estaba feliz en su jaula, y que, por consiguiente, nunca regresaría y no volvería a verlo. Al regresar a casa, le contó lo sucedido a su pájaro. Éste nada más oírlo, giró sobre la rama y cayó muerto al suelo. El hombre se quedó asombrado. Decididamente, su pájaro también había muerto de tristeza. Al ver a su pájaro muerto, cogió la jaula y abrió la puerta. Nada más hacer este gesto, el pájaro se incorporó y salió volando. Había captado el mensaje de su pariente: para poder vivir, primero hay que morir.
Mi interpretación de la historia, la moraleja para mí, es que las pérdidas pueden ser ganancias, o como poco, oportunidades para renacer o hacer algo diferente. Cuando me cesaron (yo dirigía dos departamentos en una agencia de publicidad multinacional), fue como si el mundo se me cayese encima. Mi madre le dio la vuelta (lo re-encuadró), al tiempo que lo relativizó: “Ahora podrás hacer lo que siempre has deseado… Trabajar por tu cuenta, hacer lo que te apetezca”, me dijo. Así ha sido desde hace ya cerca de tres décadas: he escrito unos cuantos libros, he asistido a cursos y aprendido cosas que nunca habría aprendido, conocido a personas de todas partes del mundo que nunca habría conocido de haberme quedado en el sector de la publicidad. No sé si sería más feliz, más rica, más famosa, más… puesto que no me quedé para averiguarlo. La libertad me cautivó  y nunca he querido separarme de ella. Esa libertad de ser yo, de poder hacer las cosas a mi manera, no la cambio por nada. Perdí un trabajo muy bien remunerado, un puestazo y todas las prebendas asociadas, los regalos, los viajes y la gente que me hacía la pelota… Caí muerta, como el pájaro y, cómo él, en cuanto me abrieron la puerta de la jaula, salí volando. Gané una vida. Gané la oportunidad de vivir la vida a mi manera. Nunca me he arrepentido ni de mi etapa publicitaria -me sirvió para aprender inglés, codearme con profesionales de alto nivel de otros países y aprender de ellos. Aprendí a hacer estrategias, a hablar en público, a moverme con soltura en cócteles…-, ni de mi etapa a mi manera.
Cuando una puerta se cierra, un portón se abre… Y, si sólo se abre una ventanita, es más que suficiente para salir por ella.

·        REVOLUCIÓNATE: libérate de ideas apestosas, ideas lastre, creencias que te congelan la esperanza o te aniquilan el valor para avanzar hacia la vida que deseas. No obstante, ¿te atreves a desear tu vida?

La libertad genera mucho miedo. Libertad rima con responsabilidad (otra gran R).  Libertad no significa simplemente hacer, actuar como si fuéramos unos proscritos, rebeldes o antisociales. La libertad es mucho más profunda. La verdadera libertad hunde sus raíces en el alma. Un alma libre se permite ser ella misma. Casi nada. Vivimos tan constreñidos, tan encorsetados en normas, leyes, amenazas de multas, sustos y ‘asustamientos’, que no nos queda ni tiempo ni energías para ser, para tomarnos el tiempo de pensarnos.


¿Quién soy?
¿Qué quiero?
¿Qué me gusta y cómo me gusta?


La libertad es una herramienta que debe usarse para derribar murallas de miedos que los demás han tejido a nuestro alrededor. Cierto es que la muralla tiene un origen defensivo y protector. Antiguamente eran erigidas para proteger a la ciudad y sus habitantes de los invasores, enemigos y envidiosos. Hoy en día, las murallas sociales ya no las erigimos nosotros, sino que es la Sociedad la que las construye dejándonos dentro, cual cápsula como reflejó la película Matrix. Si te fijas, hay multitud de anuncios cuyo motor o elemento usado para convencer es el miedo. Miedo a que nos roben. Miedo a que nos ataquen. Miedo a que nos contaminen. Miedo a la bancarrota. Miedo a que nos engañen… Miedo. Nos enseñan a tenerle miedo al miedo. Nos condicionan tanto que olvidamos que tenemos un don llamado libre albedrío para elegir y decidir cómo, cuándo, dónde, con quién o a pesar de quién.
Las revoluciones, a lo largo de la Historia, las capitanearon personas que estaban hartas de cómo les obligaban a vivir. Si estás harta de pasar hambre emocional de ti. Si estás harta de no atreverte a soñar, de que te digan o impongan una forma de pensar o la actitud social. Si estás hasta la mismísima corona de que te obliguen a ser políticamente correcta y de tener que adoptar las ideas o el status quo del Club del Redil… Ha llegado el momento de revolucionarte. La revolución significa darle la vuelta a tu vida interior. Te recuerdo que, tanto tú como yo, todos, algún día nos iremos. Sí, la muerte física es real. Mucha gente se acuerda de Santa Bárbara cuando truena, lo cual significa que, cuando les cae algún chuzo de punta (léase enfermedad, u otra crisis vital o varias), les da por empezar a plantearse el ‘haré esto, lo otro, y lo de más allá’… Algunos, desafortunadamente, cuando les da por ‘planear’, carecen ya de tiempo material para llevarlo a la práctica,  se les acabó la oportunidad de probar qué es eso de vivir.

Hace muchos años perdí a mis abuelos. En verdad, no los perdí, pues sé dónde están, en el cielo. Permíteme un inciso: usamos el verbo perder para referirnos a la muerte de alguien. Perdemos cosas, yo, al menos, las pierdo u olvido, de vez en cuando. Ahora bien, personas, no las he perdido nunca. Algunas se fueron voluntariamente de mi vida, otras las fui yo. Algunas se han ido de este mundo físico si bien siguen viviendo en mi memoria, en mi corazón, en mi alma. Volvamos a mis abuelos. Yo los adoraba. Fue mi primera pérdida, la primera vez que alguien a quien amaba se iba de este mundo para pasar a formar parte de un mundo invisible pero real. Uno desde el cual, me ha seguido protegiendo como cuando era pequeña y jugaba conmigo. Mi abuelo es mi ángel extra. Me ha salvado de muchas cosas. Cuando me he visto en apuros serios, le he llamado con el alma. Y, siempre me ha echado un ala. La primera vez que le ‘llamé’, tan sólo hacía un año que él había partido físicamente. Su promesa de ayudarme, estuviese dónde estuviese, la cumplió.


Tuve un accidente de coche. Un coche se saltó el stop, interceptó mi camino y contra el que me di. Lo extraordinario del caso es que vi venir a cámara lenta el accidente, lo que iba a suceder. Como si alguien me hubiese guiado, mi mano agarró la llave de contacto, la giré y desconecté el motor. Me fuertemente el volante, y me preparé para el impacto. No me sucedió nada. Nada. Los policías que acudieron al lugar del accidente, estaban contentos porque era el primer accidente en ese cruce en el que no había habido víctimas. Ni un rasguño. Nada. Yo traté de explicarles que iba a 120 km/hora, pero que en el momento del impacto el contador se puso a 60 km/hora. Lo tomaron como producto de mi confusión. La puerta del copiloto se quedó a escasos centímetros de mí, tal fue el impacto del otro coche en el mío.


Mi abuelo era un ser tremendamente especial. Igual que mi abuela, la famosa María Rosseta a quien menciono muy a menudo. De ellos aprendí que la vida hay que revolucionarla, que no hay que conformarse con lo que te dan sino que debes darle forma a tu manera. Ellos pasaron la Guerra Civil española, pero nunca envolvieron su recuerdo en el odio, el rencor o el resentimiento. A pesar de los motivos que tuvieron, nunca tomaron esa actitud. No se sumaron. A mí me han transmitido sólo historias de solidaridad, esfuerzo, compañerismo, amor, lucha por construirse una vida mejor. La familia ha sido el eje de todo. Me han enseñado que lo más importante de esta vida es el amor, que el dinero va y viene, y que, por eso, lo más importantes son las personas, no los bienes.

Me conduzco por la vida humana con estas premisas, con estos valores. Hete aquí porque no le hago la pelota ni a Dios ni agacho la cabeza ante el poder ni me amilano ni siento inferior en presencia de gente ‘poderosa’, con cargo, dinero y etc. Nadie es más que nadie, ni menos.
Por eso, revoluciono mi vida.
Por eso, me rebelo contra todo aquello que tratan de imponerme.
Por eso, soy libreviviente además de librepensadora.
Al final del camino vital, sólo estaremos mi conciencia y yo. Nadie más.
Al final de tu camino vital, sólo estaréis tu conciencia y tú. Nadie más.

    Deberías tener claro:
a)     Qué no quieres perderte.
b)    Qué podrías ahorrarte
c)     Qué querrías llevarte contigo al partir

Tengo un sexto sentido (siempre acato su voluntad), una habilidad heredada, según mi madre, de mi abuela María Rosseta. Con una mirada, le hago una radiografía al que tengo enfrente. Eso me lo pilló David Gordon (uno de los profesores que tuve en la NLPU, Santa Cruz, California). David es psicólogo y experto en PNL (Programación NeuroLingüística). En clase, me observaba interaccionar con mis compañeros. Un día, no recuerdo a santo de qué, me dijo que yo tenía un don especial: le veía el alma a la gente, o sea, detrás de las máscaras. Según él, al no juzgarles, se relajaban y tomaban una actitud, como si se dijeran a sí mismos: ‘por fin alguien que no me juzga’.
Revoluciónate, no te quedes con lo que acontezca en tu mundo. Tienes derecho a rebelarte y a decidir qué quieres ser de mayor.

    Te diré aún más, tienes derecho a experimentar.
    Tienes derecho a equivocarte.
    Tienes derecho a cambiar de opinión.
    Tienes derecho a ser quien te dé la gana ser.



·        REALISMO: Ser realista de muchos problemas me ha librado. Ser realista significa ajustarse a tu realidad, a hacer las cosas acorde a tus valores, creencias, capacidades, posibilidades, situación financiera, forma de ser, necesidades, tu estilo de vida…


Muchas personas viven sus vidas al margen de sí mismas, incluso contra sí mismas, lo cual, tarde o temprano –suele ser, más temprano que tarde–, es fuente de ‘problemas’. Mi abuela María Rosseta solía decir que no debía envidiarse al vecino, ni vivir pendiente de qué hacía, tenía, etc. Proceder de este modo, es fuente segura de insatisfacción vital y de conflictos. Tanto el tratar de emular al vecino en estilo de vida como el sentirse mal porque otra persona gane mucho dinero (mucho más que uno), o tenga más posesiones materiales, es un error tremendo. El ser realista, el haber creado un estilo de vida a mi medida, me ha ido de fábula. Y, de paso, me ha evitado muchas noches de insomnio.

Cuando residía en Barcelona, una amiga me comentó de otra amiga común que vivía entrampada, esto es, pagaba un crédito con otro crédito que, a su vez, pagaba otro crédito... Esto es algo que jamás he practicado. Me enseñaron a comprar las cosas a tocateja, para lo cual, primero, debía ahorrar. Sólo en dos ocasiones no he sido fiel a esas enseñanzas. El resto, me he ajustado a ellas. Nunca he gastado más de lo que tenía y, siempre he ahorrado parte de lo ganado. No me hizo falta leer libros sobre la prosperidad o el cómo fomentar riqueza, tenía a mi abuela y a mis genes hadados -lo cual no excluye que a otras personas les venga fenomenal leer ese tipo de libros-. Mi realismo se envuelve en practicidad. Sólo suspendí asignaturas en una ocasión, nunca más repetí la experiencia. Procuro no dejarme ‘facturas’ por pagar mañana. Ahora bien, no todas las ‘facturas’ que nos encontramos en el futuro tienen que ver con el dinero. De no ser realistas, cuando llegue el ‘futuro’, nos encontraremos con ‘kilombos’ generados por nuestro ‘yo’ del pasado que no tuvo en cuenta que seguiría existiendo y que el tiempo le/nos alcanzaría.

Hay personas que viven a salto de mata, tapando agujeros, en perpetuo estado de estrés. Es una opción. Por cierto, nada recomendable. Consecuentemente se sienten agobiadas, agotadas, ninguneadas, desvaloradas, perdedoras. Sensaciones nada agradables. No todo queda en esto, a veces, va a más, y llegan los infartos, los ictus, el cáncer… El maltratarnos en el presente es fuente de enfermedades varias en el futuro, entre otra clase de problemas.


·        No somos realistas porque:
    No nos paramos a reflexionar.
    No consideramos que existen las consecuencias.
    No nos apreciamos lo suficiente.
   Ponemos más énfasis en ‘quedar bien con la sociedad’ que en quedar bien con nosotros mismos. O sea, nos hacemos rehenes del ‘qué pensarán los demás’.
    No sabemos hacer estrategias.
    Ignoramos el valor de ser previsores.
    Adolecemos de madurez o inteligencia emocional.
    No practicamos la resilencia.

Me gusta vivir acorde a mis posibilidades, no sólo porque no tengo otras, sino porque las consecuencias de no hacerlo, sólo las tendré yo. Podría dedicarme a ‘aparentar’ y a lograr el favor de los demás. Pero, dado que, de puertas para adentro, solo estamos yo y mi conciencia, y la única receptora del ‘premio o castigo’, en mi caso, seré yo (en el tuyo, tú), paso de aparentar o de ser fiel seguidora de los preceptos del CdR.
Los valencianos tenemos un dicho para la gente que vive por encima de sus posibilidades económicas: ‘Bufar en caldo gelat’ (soplar el caldo frío).
No tener en cuenta que, las cosas que hacemos, tienen consecuencias, es abonar el camino para el desastre. Por eso, si quieres ahorrarte mucho estrés, y fomentar el bienestar interior, vive acorde a tus posibilidades individuales cuando de lo económico se trate.
Eso sí, no sólo de lo económico se estresa el hombre, también en el terreno profesional hay quien vive u ocupa un puesto por encima de sus posibilidades, pareciendo no importarle hasta que le despiden y/o hunde a su empresa.
En mi etapa publicitaria conocí  a un individuo, muy listo y espabilado, que acabó montando empresa (ignoro como le fue, aunque conociéndole, seguro que logró medrar a base de engañar a muchos). Era muy echado ‘p’alante’. La anécdota es la siguiente: le comenté que me habían hecho una oferta en una agencia de publicidad multinacional. Empero, al ser bajo mi nivel de Inglés, no sabía si aceptar o no la oferta. A lo que él me respondió muy resuelto: ‘Haz como yo, pon en tu CV que hablas inglés’. Ante semejante frescura, le repliqué que cómo haría él caso de que tuviese que asistir a una reunión con gente de otro país y no le quedase más remedio que hablar en inglés… ¿Qué haría? ¿Diría que estaba afónico? ¿Alegaría diarrea para no acudir a la reunión? Años, más tarde, residiendo yo en Madrid, con motivo de un ciclo de conferencias en las que él participaba, pude leer en su CV que era ‘economista’. Y, en otra ocasión, ‘sociólogo’. Todo era mentira, no había terminado ni el bachiller. En un congreso publicitario, mientras daba su ponencia, los que tenía a mi lado no salían de su asombro por el morro que le estaba echando (por cierto, su conferencia era un bodrio). Alguien del público le hizo una pregunta que le puso entre la espada y la pared, pero él, con su jeta de cemento armado, ni se inmutó, o eso nos hizo creer.
Yo, jamás de los jamases, me he puesto en una situación de ese estilo. ¿Por qué no? Porque me aprecio demasiado como para arriesgarme a hacer el ridículo. Cuando hablo, conferencio o tertúlielo sobre un tema, a mí ‘no me tose ni Dios’. Es un decir.
Ajustarse a las posibilidades y realidades de uno, no significa no querer evolucionar, ni arriesgarse a no medrar. Muy al contrario. A nadie, en sus cabales, se le ocurriría ir a, por ejemplo, correr la maratón de New York sin haberse entrenado antes en maratones más ‘normales’. El caso que he contado de mi ‘colega’ el jeta, es como si alguien que se pasa el día tirado en el sofá, o que sólo va a pie a por el pan, de repente, sin transición ni entrenamiento alguno, se atreviese a correr un super maratón como el de NY o la San Silvestre de Madrid. Hay quien en muchos ámbitos de su vida, procede de forma similar. ¿De qué nos extrañamos, pues, de que acabe estando tan estresado?
Al ser realista, para alcanzar una meta, antes de ‘saltar’, me preparo a conciencia para ir a por ella, y darme la posibilidad de ‘ganar’. Me gusta practicar el ‘salir a ganar’ en lugar del ‘salir a perder’ o ‘salir a hacerme la puñeta a mí misma’.

Por cierto, tengo otra anécdota de ‘no realismo’ y ‘sí mentismo’. Siendo directora de departamento en una agencia de publicidad, entrevisté a candidatos para un nuevo puesto. Uno de los que entrevisté, en su CV, en el apartado idiomas, ponía ‘inglés’, así a secas, sin matices. Dado que siempre fui consciente de que hay gente que miente en su currículo, suelo elegir ‘algo’ (uno o tres ‘algos’, al azar), si resultan ‘falsos’, el resto, lo invalido. Si miente en algo, es factible que haya mentido en todo. En este caso, le pedí que me contase algo en inglés. A lo que el entrevistado replicó que de qué quería que me hablase. Ante su reticencia a decirme algo en inglés, concluí, y así se lo dije, que no tenía ni idea de inglés, lo cual me llevaba a pensar si el resto del currículo no sería igualmente ‘sobredimensionado’.
Hay que ser realista. No se deben pedir peras al olmo.
No te las pidas a ti.



·        Cómo proceder:
    Sé realista. Si no puedes alcanzar ‘algo’, acéptalo. No poderlo alcanzar no te desmerece ni te hace peor ser humano ni un fracasado. Es tan sólo información acerca de tu estado presente, el cual puedes modificar si haces lo que tengas que hacer que, al hacerlo, te permitirá alcanzar ese ‘algo’.

    Averigua qué tendrías que hacer, o qué se debe hacer, con tal de lograr esa meta o ese algo.

    Analiza, sopesa, si eso que ‘hay que hacer para darse la oportunidad de lograr ese algo’, puedes hacerlo y te merece la pena el esfuerzo de tratar de lograrlo.

    Todo camino de mil kilómetros empieza con un simple paso. Así que ve, paso a paso.

    Sé amable contigo, no te crees problemas innecesarios. Date ánimos pero no te cuentes ‘cuentos chinos’, tampoco te malmetas.

    Hagas lo que hagas, hazlo a tu manera, ajustado a tus valores. Si te quita el sueño, es señal de que vas por mal camino.

    No te hagas trampas psicológicas del estilo ‘es que me lo merezco’. En verdad, lo que te mereces es tener la conciencia tranquila, el bienestar interior, no malgastar tu tiempo o tu dinero en ‘chorradas’ o en cosas que no te llenan el alma.

    Asume que siempre hay consecuencias. Así que si no quieres ciertas consecuencias, no hagas ciertas cosas. Sé una persona previsora y precavida que vale por dos y por mucho más.


·        RESPONSABILIDAD: ¿Qué sería de la Rebeldía si no tuviese la ‘red de seguridad’ de la Responsabilidad?
No responsabilizarnos de lo que hagamos o consintamos en nuestra vida no lo evitará ni lo hará desaparecer. Una de las claves que promueven, a veces directa y otras, indirectamente, el bienestar interior, la tranquilidad de espíritu, o sea, el estar felices, es responsabilizarnos de nuestras acciones, y por ende, de los resultados, así como de las personas que permitimos en nuestra vida y de lo que consentimos que nos hagan.
Corría el año 1991. En ese tiempo, yo residía en Madison (WI). Una de las clases, a las que asistía en la University Extension, versaba sobre ‘Coping with criticism’. El profesor que impartía la clase era, a mi modo de ver, un gran entendido en la materia que impartía. Aprendí mucho en sus clases, pero una de las cosas que aprendí fue de esas cercanas a la ‘revelación’: “What you permit is what you promote” (lo que permites es lo que fomentas), que yo he traducido por ‘Nadie me hace nada que no le consienta’. Este enfoque, digamos vital, no le ha hecho gracia a todo el mundo cuando, en las sesiones de hadamadrining, les he invitado a revisar su vida desde esa perspectiva. Al principio, choca mucho. Para algunos, es incluso ‘insultante’ el que las anime a enfocarlo desde este ángulo. Lógico. Es comprensible que nadie quiera admitir que le abrió la puerta a un, por ejemplo, psicópata en su vida amorosa, o a un canalla, o a un maltratador psicológico, o a un mal jefe o peor jefa, o a una mala amiga o a un amigo traidor o ingrato… Yo, como ellos,  también hubo un tiempo en que desconocía que fomentaba la presencia en mi vida de indeseables al permitirles que me trataran mal.
En PNL (Programación Neuro Lingüística), decimos que, cuando una conducta se repite tres veces, indica un patrón de conducta. Por ejemplo: alguien llega tarde a una cita. La primera vez, puede ser casualidad. Si llega tarde una segunda vez, ya apunta maneras. Y, de llegar tarde una tercera vez, está claro que esa persona es una tardona, o sea, invariablemente llega tarde (patrón de conducta), independientemente del día, hora, lugar y motivo. Que alguien llegue tarde, no esa algo grave, puesto que la ‘solución’ no es gravosa, o bien le mentimos sobre la hora -le decimos una hora más temprana y así logramos que llegue a la hora que nos conviene-, o bien le ponemos los límites, y de no lograr que se esfuerce por llegar a tiempo, siempre podemos dejar de quedar con esa persona… A grandes males, grandes remedios. Empero, la cosa se complica cuando de relaciones profesionales, laborales o personales se trata.



LAS ‘R’ QUE PARECEN FEAS, PERO TIENEN SU BELLEZA: RENEGAR & REFUNFUÑAR, RECHAZAR (DETESTAR), RENUNCIAR, REPRIMIR…

Renegar. Vayamos por partes. Lo de ponerme renegona, esto es, enfadada con pataleta incluida, no va conmigo. Sostengo que los enfados sirven para darse cuenta de que algo ‘no funciona bien’, por lo que no veo práctico el enrocarse en un enfado más allá de los cinco minutos. He aprendido a llevarme bien con la frustración, ergo, aceptar si, refunfuñar, no. El refunfuñe produce un tipo de arrugas nada recomendables. Si empleas mucho tiempo, más del que deberías, en ponerte refunfoñona, ¿cómo no vas a llegar tarde a tu cita con la felicidad? Enfadarse no es sinónimo de renegar ni de refunfuñar, pero si de una conducta y actitud que suele acompañarlo. Si el antónimo de renegar es bendecir, ¿por qué no practicar éste último en lugar de aquel? Cuando bendecimos lo que hay en nuestra vida y/o cuando nos sentimos bendecidos, la felicidad, la alegría, la tranquilidad… empiezan a correr por las venas del corazón del alma. El bienestar interior es un universo en perpetua construcción y actualización. En ese caso, ¿qué hay de bello en renegar o en refunfuñar? Hay que soltar. Soltar el peso emocional, la carga de tensión, lo que nos sobra, la basura emocional o mental. Enfadarse no es malo, lo malo es cuando nos enquistamos en ese estado y se hace crónico. Reniega si quieres, suelta. Y, luego, échate unas risas, verás que bien te quedas. Si, además, decides soltar un taco, palabrota o blasfemia, adelante. Y, si te ríes, mucho mejor. La risa es sumamente curativa, liberadora, rebelde y fomentadora de una sana autoestima: “Los ángeles vuelan porque se toman a sí mismos a la ligera” (Chesterton).
·       
           Ahora bien, nunca, nunca, nunca… reniegues de ti ni de tus principios ni de tu alma


Rechazar. ¿Hay algo bueno en rechazar? Si, cuando sirve para dar calabazas a todo lo que no nos gusta, no nos sirve o no nos apetece. A mí, se me da de fábula dar calabazas (también me las han dado, por supuesto). Rechazar es sinónimo de repeler, rehusar, declinar, desestimar… O sea, verbos todos ellos que enlazan con mi derecho a decir ‘NO, gracias’. En la vida rechazamos y somos rechazados. Por eso, no hay que tomárselo todo de forma personal. Quien así procede, se genera mucho malestar y muy mala leche. Y, ¿para qué? Si estamos de paso y la vida humana dura cuatro días de nada. Mejor dejarlo pasar, rehusar tanto el ponerse de mal humor como el cogerse un soberano cabreo. Piensa en la de situaciones que, en el pasado, te hicieron enfadar y, que ahora, ni aun esforzándote, recuerdas. Particularmente, desestimo meterme en fregados que, a la larga, sólo me pueden traer dolores de cabeza o contratiempos innecesarios. Asimismo, también declino invitaciones para entrar a formar parte de la vida de algunas personas a las que les veo el plumero del ‘sólo por interés’. Me explico. Desde siempre supe que el ser humano, mejor dicho el ‘humanoide’, es proclive a hacer la pelota a aquellos que le pueden dar algo independientemente de si se lo merece o no o de tenérselo que ganar. Obviamente, no le hacen la rosca a alguien que no sea rico, famoso, poderoso, no. Sólo se la hacen a aquel que ‘posee’ un algo que les interesa. En mi época de tertuliana en Channel4, muchas personas de mi pasado, y algunas de ese presente, que ni se acordaban de mí, pasaron a acordarse y a querer formar parte de mi vida con un interés muy interesado. Ahora que no estoy en la tele, ni se acuerdan de mí. No me gusta presumir de nada, la discreción me rodea, ergo, muchos han llegado a la conclusión de que, si no presumo, será porque no tengo nada de que presumir… Ignoran aquello de ‘las cosas, a veces, no son lo que parecen’. Allá ellos con sus percepciones, no seré yo quien les lleve la contraria. Hablando de peloteo. Hubo una que me hizo sobremanera la pelota porque quería escribir un libro, y quería asesoramiento gratis. Al igual que, ha habido quien ha querido hacerse amiga mía para tener asesoramiento personalizado o coaching sin pasar por caja y sin las normas hadadas. Les di con el rechazo en las mismísimas. Me sentí genial. A los ‘interesados’, harías bien en darles una buena dosis de rechazo, caso contrario puede que acabes rechazada por tu autoestima. No malgastes tu tiempo en detestar nada ni a nadie. En vez de ello, pon orden, despeja, limpia, elimina. Detestar es menos intenso que el odio, pero es una emoción que emponzoña el alma. Detestar es síntoma de que no pones orden en tu vida, de que no rechazas y sí te auto rechazas o te niegas a usar el comodín del ‘NO’.


Renunciar. No me gusta renunciar a nada bueno, pero a lo malo, me falta tiempo para ello. Renuncio a tener envidia, a pasarme el tiempo criticando, a amargarme la vida, a enfadarme por nimiedades, a preocuparme por algo que tal vez nunca suceda, a atarme a algo o a alguien que me obligue a renegar de mi o de algo bueno en mi mundo. A lo que jamás de los jamases pienso renunciar es a ser yo, a ser como me da la gana ser, a pensar como pienso, a sentir como siento, a tener las creencias que tengo, a mi corona. A todo eso, jamás. Renuncio a lo malo, pero no a mi dignidad ni a mi integridad. Como ves, hasta el renunciar tiene su parte buena.


·        ¿A qué has renunciado?
    ¿Has renunciado a complicarte la vida?
    ¿Has renunciado a liarte con sapos-sapetes´sapones?
    ¿Has renunciado a tener trabajos en los que te faltan al respeto y ni siquiera sirven para pagar tus facturas?
    ¿Has renunciado a permitir que te humillen, ofendan o no te traten con el debido respeto?
    ¿Has renunciado a esas personas que te intoxican el alma, la mente y el corazón? 
    ¿Has renunciado a pretender que todo salga perfecto en lugar de aceptar que las cosas salen como salen en la vida pues hay muchas variables en juego?
    ¿Has renunciado a ajustarte a las expectativas que los demás tienen sobre ti?
    ¿Has renunciado a vivir tu vida acorde a las normas del CdR?
    ¿Has renunciado a las creencias que te han querido imponer los demás?
    ¿Has renunciado a darle el título de ‘eres lo mejor que me ha pasado’ a otra persona que no seas tú? (En ese caso es ‘soy’).

Reprimir. Todos reprimimos algo, ¿o no? Contener, refrenar, dominar, sujetar, moderar, templar, cohibir, oprimir… son sinónimos de reprimir. ¿Hay algo bueno en ello? Sí, lo hay. A veces, es muy conveniente moderar el cabreo y refrenarnos en no soltar lo qué se piensa.

Yo lo hice en una reunión. Me fue tan mal, que me quedó meridianamente claro que no debía proceder así. En ese entonces, estaba trabajando en el mundo publicitario. Teníamos una reunión con Volvo, en casa del anunciante. Nos habían adjudicado la campaña e íbamos a negociar quien se encargaría de poner en marcha el plan de medios publicitarios, esto es, quien estaría al mando de la ejecución del presupuesto publicitario. La estrategia era mía, eso no se iba a tocar, pero en esa reunión, se decidiría quien la ejecutaría, si seríamos nosotros la agencia de publicidad o una central de compras de medios publicitarios -el director de la misma asistía a la reunión, no citaré el nombre porque no viene al caso-. El caso, es que éste señor era un cretino integral además de un profesional mediocre. Buena soy yo cuando veo una injusticia o a alguien mentir, así que me pillé un soberano cabreo y, en lugar de refrenarme, me dejé ir. Dejé bien claro lo que pensaba y le puse en evidencia. ¿Salí ganadora? Ni hablar. Fui la perdedora. ¿Cómo pudo suceder tal cosa? Mi jefe, el consejero delegado de mi empresa, me lo explicó en el camino de vuelta a la agencia. Me dijo que, teniendo toda la razón como la tenía, el tono empleado, me quitó toda la razón. Así que, aprendí la lección y, a partir de ese día, moderé mi energía leonina, me até la melena, y saqué el lado diplomático para lidiar en este tipo de casos. Me ha ido infinitamente mejor, lo juro.

O sea, que a veces, es bueno reprimirse. En otras, no. Todo depende del contexto, de lo que está en juego, del tema, de con quien se está y el tipo de relación que se tiene con esa/s persona/s. Hay veces, en las que hubiese enviado a freír monas a más de una persona, pero me reprimí las ganas. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que en el futuro me la puedo volver a encontrar y no quisiera que tuviese un recuerdo (anclaje) negativo de mí. En otras ocasiones, como no tenía nada que perder, lo solté sin más. Empero, hubo una ocasión en la que, pudiendo perder, me arriesgué y decidí no me reprimirme ni un pimiento. Fue en Channel4 (Cuatro).


Una compañera de tertulia me tenía hasta más arriba de la varita. No había programa en el que no tuviera que ponerle los límites. Me tenía muchos celos, porque yo, a diferencia de ella, estaba en el programa por méritos propios y no por enchufe, por salir en la revista Hola o por otros méritos menos meritosos o de dudosa categoría. Por más que le pusiera los límites, por más que se viera que intelectual y mentalmente no estaba a mí altura, ella insistía –como suelen hacer las personas necias con complejo de inferioridad-, en rebajarme y tratar de quedar por encima. Yo solía optar por reprimirme, no la mandaba a la ‘m’, aguantaba estoicamente sus tonterías. Hasta que llegó un día, en que ella se pasó trescientos pueblos, me atacó personalmente, y se esforzó en humillarme. Mientras me vociferaba desde su lugar en la mesa, yo la miraba fijamente y calibraba el pepinazo que le iba a propinar. Asimismo, ponderé los daños colaterales, es decir, las consecuencias que podrían tener para mí. Las neuronas me funcionan a velocidad de vértigo, estoy acostumbrada a ‘apagar fuegos’, primero en el mundo publicitario, y después en consulta. Repasé mentalmente las opciones, y una vez seleccioné la ‘adecuada’, disparé. Di en el blanco. Se acabó la monserga. Fue la última vez que osó meterse conmigo. Recuerdo que el subdirector del programa, se me acercó en el intermedio (después de la trifulca nos fuimos inmediatamente a publicidad), y me dijo que le sabía muy mal por mí, pues la gente tenía, hasta ese día, una imagen de mi de persona seria, cabal, tranquila… Añadió que ‘ella se merecía la lección’, y que el equipo del programa me apoyaba. El no reprimirme tuvo muchos ‘premios colaterales’: nos pusieron en camerinos individuales, y la susodicha dejó de hablarme dentro y fuera del plató. De lo único de lo que me arrepentí fue de no haberle dado el soplamoco intelectual mucho antes. Los del programa de la Sexta ’Sé lo que hicisteis’, sacaron la escena. Lo más gracioso fue la expresión de incredulidad y ‘fuera de juego’ que se le quedó a mi colega de tertulia. Cuando era pequeña, me sucedió igual con una niña del barrio, un día me harté y le propiné una patada. Se acabó el meterse conmigo. Me apliqué el adagio: ‘a grandes males, grandes remedios’.


LA GRAN R: REINA


Hace unos cuantos años, allá por 2003, estaba tomando un té con un amigo editor –y, como suele suceder, ya que en parte era una sesión de ‘brainstorming’–, de repente, mi amigo soltó: “¿Por qué no le haces la réplica al ‘Caballero de la armadura oxidada’? Se podría titular algo así como ‘La damisela que mató al caballero’. ¿Qué te parece?” Le respondí que de damisela nada de nada, que sólo una reina planta cara. Así que le contrapropuse un título: “La reina que dio calabazas al caballero de la armadura oxidada”. A lo que mi amigo protestó: “Demasiado largo”. Ahí quedó el tema. Unas semanas más tarde, me puse a escribir y no pude parar. Me levantaba a las siete de la mañana para escribir, yo que no soy de madrugar (sólo madrugué el día que aterricé en la Tierra). Por esas carambolas de la vida, había quedado en verme con la editora de mi libro ‘Cuentos de Hadas para Aprender a Vivir’, que se iba a publicar ese año (fue el 10 Julio 2003). La editorial era RBA. A mi editora le encantó la idea del libro. Pasaron las semanas. Y llegamos a septiembre. A mí me hacía ilusión que el escritor Javier Sierra (me había pedido realizar un cd con una meditación guiada para la revista Más Allá que él dirigía entonces), me hiciese el prólogo para este libro. Justo estaba con él cuando la editora me llamó para decirme que mi libro Cuentos de hadas… había vendido la primera edición en verano. Según me enteré más tarde, ese verano fue malo para los libros. Es más, un libro publicado en pleno mes de julio, según un amigo mío editor, es ‘darle el beso de la muerte’. Pues, ni por esas. Así que, esa llamada propició que quedase de fábula con Javier y que éste aceptase hacer el prólogo.
Con ‘La reina que dio calabazas…’, empezó el concepto de ‘reina’ como mujer que lleva las riendas emocionales de su vida. O sea, soy la creadora de este concepto que muchas me copian y hacen pasar por propio. Obviamente, esas que así proceden, no son reinas sino damiselas de diadema floja.
Nota: Me gusta reivindicar mis ‘obras’.
Ser Reina se puede nacer, pero hay que currarse la ‘corona’. No todas las que van de reinas son reinas. No todas las mujeres se atreven a ser ellas mismas, reinar en sus vidas, llevar las riendas emocionales de su existencia. La Reina no culpa, no se siente superior a otras personas, tampoco se inferioriza ni se siente inferior a nadie. La Reina tiene leyes propias, normas propias, discurso propio.
Yo, nací con la corona bien puesta, la mía es consustancial a mí. Empero, eso no significa que el resto de las personas, mujeres u hombres, no puedan crearse la propia, pueden y deben, es más, la corona, una vez puesta, no hay que quitársela ni para dormir.
Ah, la editora, no sé si porque ‘Cuentos de hadas…’ se vendía muy bien (imagino que influyó), o tan sólo porque el libro le encantó, decidió publicarlo. La primera edición fue en Abril de 2004, la cual se vendió en menos de un mes… Y, ahí sigue, la reina calabacina reinando y salvando a muchas mujeres de relaciones nefastas para su autoestima. Muchas mujeres han tirado la diadema floja y se han ajustado la corona una vez han leído el libro.

Las reinas tienen normas propias. Unas que fomentan el bienestar interior, crean paz en su corazón y tejen felicidad en su alma. Una reina sólo se rinde cuentas a sí misma. La opinión que yo tengo de mí –mi conciencia- es mía. La opinión que los demás tengan de mí, es suya. Por eso, sólo me ocupo de quedar bien con mi conciencia.